13 abril 2007

Astrología, Parasicología y Economía.

En el blog el placer de disentir se de los resultados de la Encuesta Nacional sobre Percepción Pública de la Ciencia y la Tecnología en México realizada en 2005 por el INEGI y el Conacyt, de acuerdo a una nota difundida por El Universal el pasado 29 de Marzo.





De los resultados que me parecen decepcionantes es que la población tiene un concepto muy pobre de la historia como ciencia. Esta se dice que es menos científica de la Astrología y más científica que la parasicología. De esto puedo extraer que una gran cantidad de personas rigen su día a día por lo que le dicen las estrellas o Walter Mercado (que de hecho el mercado de hot-lines psíquicas ha crecido enormemente en México). Además, un pueblo o una persona que desconoce su pasado, es incapaz de comprender su presente y, por lo tanto, planear su futuro. Esto ayudaría a dilucidar por que no existe un proyecto de nación para el futuro y porque prevalece la improvisación en la realización de políticas públicas.

Pero el descubrimiento que más me divierte y me inquieta, pues soy economista, es el de que la población considera menos científica a la Economía que a la Parasicología y a la Astrología. Me divierte, porque los economistas solemos hacer predicciones del futuro (previsiones) y rara vez tenemos la razón en cuanto nuestras predicciones, sobre todo cuando se trata de macroeconomía y en periodos largos. Alguna ves me he preguntado sí no son más exactos los métodos de la astrología y la parasicología para saber del futuro, ya que los supuestos en los que se basan suelen ser más realistas que muchos de los modelos que usan los economistas. ¿A caso no es más realista suponer que las gente es mala onda y te quiere hacer daño y hay que buscar una protección contra ello (pata de conejo, ojo de venado, etcétera) que suponer que todos hacemos elecciones perfectas porque todos tenemos información perfecta del mercado (teoría de los mercados eficientes)?

Por otra parte me inquieta, porque a pesar de la gran cantidad de supuestos irreales de algunas vertientes teóricas de la economía se puede decir que es una ciencia social que ha traído grandes avances a la humanidad. Economistas como Keynes, Marx o Adam Smith, por citar algunos, han transformado la manera de ver al mundo y como organizarlo. No se puede decir que Rasputin haya sido una pieza clave en el cambio del mundo o ¿si?

Supongo que gran culpa de esta percepción la tienen los políticos que se justifican con teorías económicas que carecen de sustentos reales para ser aplicadas a México, por ejemplo el TLC, que se supone nos llevaría a la modernidad… (lo siento por los que se lo creyeron). Ahora resulta que este tratado lanzado con bombo y platillo no estaba enfocado a eliminar la pobreza, véase para ello las declaraciones de uno de los negociadores de México del TLC Jaime Zabludowzky: “nunca tuvo como objetivo primordial terminar con la desigualdad social en el país" (Fuente: El Universal).

En definitiva, el problema básico de México sigue siendo, como bien lo señalara José Vasconcelos, un problema educativo, sobre su pasado y su presente. ¿Sin ello como vamos a desarrollar un futuro de nación para todos, si pocos saben a que se deben nuestros actuales problemas? Se debe de empezar por la educación y de desconfiar de toda solución, que nos quieran vender, basadas en ideas irreales (parasicología, astrología y economía ortodoxa) para salir rápidamente de la pobreza y desigualdad que caracterizan a nuestra nación. Si los economistas mexicanos cumplimos con nuestra función social, tal vez borremos la mala percepción que tenemos de pseudos-ciencia.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario