17 mayo 2007

Descoordinación en el GDF.


Uno se pregunta como en el DF cómo es que se roban los autos y logran legalizarlos, o cómo es que uno ya vendió su coche e hizo el cambio de propietario y le sigue llegando el requerimiento de tenencia, etcétera, etcétera. La razón la he averiguado hace poco tiempo: descoordinación de las secretarias del Gobierno del Distrito Federal.

La Secretaria de Finanzas, la Secretaria de Medio Ambiente (SMA) y la Secretaría de Transporte y Vialidad (SETRAVI) tiene cada una su propia bases de datos de los vehículos que circulan en el DF, para diferentes propósitos: tarjetas de circulación, permisos, verificación, pago de tenencia vehicular, etcétera. El punto clave, es que la información contenida en estas bases de datos son incompatibles entre si y no existe ningún programa para coordinar el intercambio y compatibilización de la información.

Es por ello, que uno puede dar de baja su vehiculo o hacer cambio de dueño ante la SETRAVI y seguir recibiendo la solicitud de pagos de la tenencia, por parte de la secretaria de finanzas del DF. Esta situación llevo a situaciones tan absurdas como el que el GDF no sepa si miles de vehículos en el DF pagan o no pagan sus impuestos, o inclusive si continúan en circulación o no. Si a esto le sumamos la clásica corrupción más la delincuencia organizada, lo que se tiene es un desastre.

La información exacta de cuentos vehículos circulan en el DF, cuanto pagan de impuestos, quienes los usan y demás información relacionada es de capital importancia para el diseño de las políticas publicas. Simplemente, la información puede arrojar que el DF se encuentra demasiado saturado de vehículos y lo necesario es crear más transporte público y no nuevas vialidades, pues las nuevas obras se saturarían rápidamente (el ejemplo máximo de esto es el segundo piso en el DF).

Este tipo de vicios se repite a todos niveles, a nivel de las secretarias, entre secretarias, entre gobiernos locales, entre gobiernos estatales y en el gobierno federal. Insisto, si se eliminaran ese tipo de ineficiencias, el país funcionaria muchísimo mejor y el trabajo gubernamental seria más eficiente. Cada gobierno que llega quiere hacer reformas impresionantes que cambien al país y se gasta mucho tiempo y dinero en ello, con resultados mínimos. Mejor sería que las autoridades se enfocaran en cambiarse internamente, para después poder hacer cambios de calidad en México.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario