24 mayo 2007

Otra razón para desconfiar de los consejos del FMI


Uno podría pensar que organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o la OCDE son organismos profesionales y que saben como hacer las cosas. Varios de estos organismos se han visto empañados por escándalos que hacen que su reputación se vea afectada. Esto no me sorprende, lo que me sorprende es que se sigan sus consejos ciegamente y se crean que estos organismos son infalibles y tienen la razón en todo.

Las críticas de que responden a intereses de EUA abundan, o de que son un instrumento de las multinacionales, etcétera. No obstante, nadie se ha puesto a criticarlos como es que hacen su trabajo y por qué no se les debería de poner atención a sus consejos.

Pondré el ejemplo que conozco, en Mayo de 2006 el FMI llego a realizar un estudio sobre el sistema financiero de México llamado Financial Sector Assessment Program (FSAP). Uno pensaría que este organismo se toma su tiempo para analizar los datos; hacer entrevistas con académicos, autoridades y personas involucradas en el sector financiero; buscar fuentes de información; verificar la información, y emitir una opinión independiente. Bueno, esto es falso, por las siguientes razones.

Primero, llegan con poco tiempo, dos semanas, y en ese lapso tienen que emitir un reporte sobre como funciona el sistema financiero de un país. Por más inteligentes que sean, en dos semanas no se puede conocer a la perfección como funciona un sistema financiero.

Segundo, sólo se entrevistan con personas que van a hablar bien del sistema financiero, como las autoridades o el presidente de la bolsa, etcétera. No se entrevistan con personas perjudicadas con el sistema financiero como El Barzon o con detractores académicos. Es decir, las opiniones que reciben tienen siempre una línea positiva. Si el FMI omite una opinión negativa de algún tema, es que las cosas están muy mal, porque hasta los encargados de hablar bien de ese tema, hablan mal.

Tercero, no buscan información por su parte, la solicitan a las autoridades y la que reciben es la que trabajan. Si la información es falsa o incorrecta, ellos no se hacen responsables. Además, que garantiza que la información que les haya dado el gobierno sea correcta y no lo estén haciendo con fines de obtener opiniones favorables.

Cuarto, la opinión no es independiente. Se redacta el documento y se el envía de regreso al gobierno mexicano para que revise las cifras y haga comentarios de si es correcta la información o no. Esto se presta para que se modifiquen la redacción para suavizar comentarios y que parezca que todo es belleza y felicidad.

Escuche de un caso en el cual se modifico la redacción sobre la falta de competencia en el sistema financiero, pues esta podría dar argumentos de apoyo a las críticas que en ese momento hacia Andrés Manuel Lopez Obrador contra las políticas gubernamentales. En otras palabras, se modifico la redacción para apoyar al gobierno federal y no dar argumentos al partido contrario al gobierno, en una clara falta de ética, pues se debió defender la verdad sobre los intereses político.

Finalmente, debo de llamar a este tipo de misiones de investigación económica, como investigación económica de turista. El grupo del FMI se hospedo en los mejores hoteles, visitaba las oficinas más lujosas del gobierno, de los banco, de casas de bolsa, las universidades privadas, restaurantes de primera, etcétera. Desde esos lugares realizaron su estudio y dieron su opinión, pero nunca conocieron la otra parte de México: su pobreza, la falta de infraestructura, la ignorancia, entre otras cosas maravillosas de nuestra nación. Son como turistas, que llegan a únicamente a las atracciones turísticas (hoteles, restaurantes, museos y monumentos) y se van con la imagen de que el país es maravilloso y que todo esta perfecto, sin conocer las realidades y sin involucrarse con sus habitantes. Por eso la llamo: investigación económica de turista.

Estas razones me parecen más que suficientes para desconfiar e inclusive no hacer caso de sus opiniones y de que estas marquen un camino acertado para que nosotros progresemos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario