09 mayo 2007

Sobre la Ciudad de México

La Ciudad de México y zonas aledañas adolecen de un plan de desarrollo urbano. Los mega proyectos que se realizan en la Ciudad de México no responden a las necesidades de sus habitantes. Por ejemplo, la construcción de los segundos pisos sobre periférico no ha funcionado, pues a horas pico se encuentran saturados. Otro caso seria la mega biblioteca inaugurada y días después cerrada por falta de una construcción inadecuada. Este tipo de proyectos responde a intereses de los políticos por hacer cosas espectaculares y ganar votos.

Otro ejemplo claro es la instalación de playas artificiales en el DF y su abarrotamiento de personas, fue una medida populista de corto plazo. Estas playas son un indicador de la pobreza en que muchos viven en la ciudad, también es un indicador de la falta de infraestructura urbana y opciones de diversión y esparcimiento para los pobladores.

La ciudad tiene problemas serios: ambulantaje, transporte, agua, contaminación, pobreza y delincuencia. Estos problemas a pesar de ser graves tienen solución, pero se requiere de una visión de largo plazo y de una amplia voluntad política. Algo de lo que carecen nuestros gobernantes locales.

Es momento de que los pobladores de la Ciudad de México comiencen a pensar en que tipo de ciudad desean vivir y como la quieren. Es momento de que todos los pobladores se hagan preguntas como: ¿Deseo viajar tres o cuatro horas diarias a mi trabajo o prefiero utilizar solo treinta minutos? ¿Tengo que desplazarme grandes distancias para encontrar un parque o una zona adecuada para hacer deporte? ¿Queremos zonas llenas de basura o calles limpias? ¿Queremos una ciudad llena de vallas publicitarias, grafittis o tags?

Una vez que los pobladores de esta mega ciudad sepan bien lo que quieren, se lo deben de exigir a las autoridades que dicen representarlos: diputados, senadores, jefes delegacionales, burócratas, etcétera. Pero se debe de exigir con cartas, misivas, propuestas y protestas de ser necesario.

Muchos sudamericanos acusan al mexicano de ser un “agachon” es decir, de ser alguien que no dice lo que quiere, alguien cobarde. Esta percepción no parece errónea y es momento de cambiarla, antes de que los problemas actuales de la ciudad dejen de tener solución.

2 comentarios:

  1. Lamentablemente es verdad, los mexicanos somos asi, no nos expresamos cuando debemos, eso se puede ver en las escuelas ya que la mayoria de los estudiantes no participan en clase, o cuando observamos un acto de injusticia, o un robo en la calle, para mala fortuna profesamos una cultura de tolerancia y conformismo frente a las acciones injustas y a las malas desiciones de nuestro gobierno.

    ResponderEliminar
  2. Ante esta verdad la pregunta sería ¿Es posible cambiar esta situación? o ¿siempre seremos asi?

    ResponderEliminar