13 junio 2007

Contra los economistas.

"Lo economistas, salvo pocas excepciones, son adláteres de los mercaderes y juntos nos piden, con el mayor descaro, que adaptemos nuestro sistema de valores al suyo. Ni el amor ni la compasión, ni la salud ni la belleza, ni la dignidad ni la libertad, ni la armonía ni el deleite tienen importancia alguna si no se les puede poner precio. Todos ellos son beneficios no cuantificables y generan coste, por ello quedan relegados a lo intrascendente. El modelo económico camina inexorablemente hacia la propia realización, en nombre del progreso, a base de más y más saqueos, destruyendo la belleza y apagando la vida. Sin embargo, paradójicamente, lo que el modelo excluye son las ambiciones y los logros más importantes del ser humano y las exigencias de su supervivencia. " Ian L. McHarg.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario