06 junio 2007

El BID y la broma de los pollos.


El subgerente del Fondo Multilateral de Inversiones, del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Fernando Jiménez Ontiveros, mencionó: “En el momento que México garantice solidez y permanencia en los fundamentos de su crecimiento económico, podría revertirse el fenómeno migratorio, y regresarían al país los mexicanos desplazados.” El Economista, 6 de junio 2007.

Bueno, esto si que es una buena broma. Garantizar solidez y permanencia del crecimiento económico del México no garantiza en ningún momento que se revierta el fenómeno migratorio. Esto sólo sucedería si y sólo si el crecimiento se traduce en una disminución de la desigualdad económica. En los últimos años, hemos escuchado declaraciones tras declaraciones que México va por el buen camino (de consenso de Washington), que tenemos fundamentos macroeconómicos sólidos y que el camino a la prosperidad esta asegurado. Todo esto se sabe que son más que eufemismos para decir que los que tienen recursos les va bien y a los que no lo tienen les va mal.

Esto me recuerda cuando un día le peguntaba a una amiga que era el PIB per capita y ella me respondió: bueno es como si hubiera un pollo para comer para los dos y yo me como el pollo. El PIB per capita es medio pollo. Si hay crecimiento económico, igual hasta me como dos pollos y el PIB per capita aumenta a un pollo per capita.

La anterior anécdota sólo pretende ilustrar mi punto, crecimiento económico no es igual a disminución de la desigualdad social. Sólo en la medida que disminuya esta, la migración disminuirá, de otro modo, esto no parara.

El funcionario del BID agrega: "Ningún país puede sentirse orgulloso de tener un alto flujo de remesas, porque éstas, junto con el porcentaje de migración anual, son indicadores de in-eficiencia para crecer." Para ser un alto funcionario, denota una visión parcial del asunto, tiene razón que denota la falta de crecimiento, pero nunca habla de la desigualdad de distribución de los ingresos. Que es la verdadera fuente de la migración.

Tal vez cabría recordarles a los burócratas internacionales y a los políticos del país una máxima mencionada por Maximilien Robespierre:

“De todos los derechos, el primero es el de existir. Por tanto, la primera ley social es aquella que garantiza a todos los miembros de la sociedad los medios para existir; todas las demás leyes están subordinadas a esta ley social; la propiedad no ha sido instituida o garantizada más que para cimentarla; es para vivir de inicio que se poseen propiedades. No es verdad que la propiedad pueda estar en oposición con la subsistencia del hombre”. Discurso ante la Convención Nacional, el 2 de diciembre de 1972.

« La première loi sociale est donc celle qui garantit à tous les membres de la société les moyens d’exister ; toutes les autres sont subordonnées à celle-là ; la propriété n’a été instituée ou garantie que pour la cimenter ; c’est pour vivre d’abord que l’on a des propriétés. Il n’est pas vrai que la propriété puisse jamais être en opposition avec la subsistance des hommes. »,

No hay comentarios.:

Publicar un comentario