13 junio 2007

Venda su casa hoy y déme su dinero mañana.


Estoy preocupado por la posible privatización de bienes nacionales, esos que se construyeron y pagaron con los impuestos de todos los mexicanos. Voy a explicar el problema con un ejemplo paralelo. Supóngase que usted es dueño de una casa en la que habita y necesita recursos para remodelar sus mobiliarios. Entonces, alguien llega y le ofrece comprarle su casa y que usted no la deshabite y que ahora la rente. En otras palabras, venda su casa, obtenga dinero y devuélvamelo con una renta.

Si alguna persona le proponen esta situación lo más seguro es que no acepte, pues probablemente tener una casa le debió de costar muchos esfuerzos. Además, en el largo plazo el pago de la renta resultaría ser más cara que comprar un nuevo inmueble. Tal vez, esta situación sólo sería aceptable si se esta en problemas financieros de corto plazo graves y se espera que en el futuro sus ingresos aumenten mucho, de otra manera es un error.

En este sentido, el gobierno planea hacer algo similar con algún edificio gubernamental. Planea venderlo, privatizarlo y seguir pagando renta indefinidamente. Esta situación me parece grave en el contexto de México, pues es obvio que no existen problemas financieros gubernamentales graves de corto plazo, pero tampoco existen perspectivas de crecimiento de los ingresos gubernamentales. Al contrario, se espera una reducción de los ingresos gubernamentales en el futuro con la caída de la producción petrolera.

Además, se planea que los ingresos provenientes de las rentas coticen en la bolsa. Esto es mucho peor, pues los inversionistas de este instrumento van a exigir rendimientos altos y buenos, con lo que las rentas cobradas al gobierno podrían subir. El resultado sería menos ingresos y menos servicios públicos para la población, a costa de volver millonarios a unos cuantos.

Esta iniciativa debe de haber sido impulsada desde la BMV, sin duda, y con el único fin de obtener beneficios privados a costa del gobierno. Si la BMV y sus inversionistas están tan interesados en hacer negocios e impulsar al país, porqué no se dedican a financiar a las empresas. Cada año hay menos empresas cotizadas en el mercado de valores, en el año 2000 había 173 empresas y el día de hoy hay 134. Todo el mundo sabe que el mercado de dinero esta dominado por valores gubernamentales y que representa más del 80% del mercado; y que de este segmento es donde provienen la mayor parte los ingresos de la BMV.

En otras palabras, la BMV es parasitaria del gobierno y no cumple el papel de financiamiento de la inversión como en EUA, UK, Canadá, entre otros. El argumento de que prestan al gobierno y este financia a las empresas del país, tampoco es valido, pues sabemos que el gobierno cada año invierte menos en sus empresas y gasta en otras cosas inútiles como spots publicitarios.

Esta propuesta debe de ser examinada a detalle, que se mencione quienes la impulsan, cuales son sus beneficios y beneficiarios y sobre todo cuales son los costos y riesgos. No es deseable ver como los recursos de todos sirven para enriquecer a unos cuantos y ver como el resto de la población se hunde en la pobreza.

Para ver una nota sobre este tema véase aquí.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario