31 julio 2007

CETU y el servilismo del gobierno mexicano

¡El colmo del servilismo del gobierno Mexicano a los intereses de EUA! Ahora resulta que para se busca la aprobación de los gringos para poder aplicar el CETU en México. ¿No es el colmo? Que falta de valor del gobierno de FECAL.

Dejo la trascripción de columna de Félix Fuentes llamada En la línea.


EN LA LÍNEA.
Félix Fuentes.

Ni leyendo dos veces una versión periodística del diario “Monitor” puede uno creer que la Secretaría de Hacienda pretende el respaldo del Departamento del Tesoro estadounidense a favor de la CETU (Contribución de Tasa Única). Equivale a la sumisión de un pordiosero pidiendo mendrugos.

Semejante postración fue revelada por el senador del PAN, Gustavo E. Madero, quien intentó explicar que si la American Chambers representa en México a las trasnacionales norteamericanas, el gobierno mexicano “dialoga” por conducto de Hacienda con el Departamento del Tesoro.

Es decir, el hacendario Agustín Carstens ruega porque los empresarios yanquis no insistan en el rechazo a la CETU, nueva carga fiscal tendiente a ahuyentar a inversionistas. Los españoles que se desempeñan en nuestro país protestaron ente el presidente Felipe Calderón contra ese gravamen, pero fueron ignorados.

Los órganos patronales locales también se oponen al invento de Carstens, quien aplica en nuestro país teorías y sistemas dictados por el Fondo Monetario Internacional. En efecto, el Consejo Coordinador Empresarial, Coparmex, Concanaco, Canacintra y Canaco rechazan la tasa única.

Ni el panista Gustavo E. Madero está a favor de la presunta reforma hacendaría. Opta por defender intereses de empresarios y organismos “no lucrativos,” los altruistas que presumen obras de caridad libres de impuestos. Una es el Teletón de Televisa, con un descuento de 400 millones de pesos al año, sin conocerse costos reales en centros de rehabilitación.

Los partidos contrarios al PAN se oponen abiertamente a la propuesta calderonista. El PRD considera falsa la versión de que se va a estrechar la brecha entre pobres y ricos con la nueva retahíla de impuestos.

La senadora perredista, Minerva Hernández Ramos, recordó que cuanto se aprueba en el Congreso no es respetado por Hacienda, la cual realiza el gasto público a discreción y es perseguidora del 40% de contribuyentes –los cautivos-, pues el 60% está al margen de la legalidad.

El PRI exige cambios sustanciales al proyecto Carstens, entre otros incluir la reforma de Petróleos Mexicanos de acuerdo a la propuesta del senador Manlio Fabio Beltrones, dado que Hacienda ha defenestrado a esa paraestatal, arrancándole más del 70% de sus ingresos, sin modernizar sus instalaciones, agotadas éstas en más de 50%.

Nadie cree que con el mayor cobro de impuestos, ente otros el 2% a depósitos en efectivo hasta por 20 mil pesos en un mes, será resuelto el problema del desempleo. Todo es falso, según el coordinador de diputados del PRD, Javier González Garza.

Debido a la avalancha de críticas, el mismo secretario de Hacienda, Carstens, expresó en Cancún su confianza en que los legisladores perfeccionen la CETU, “para el bienestar de todos, pero en especial de quienes menos tienen”.

Sin, embargo, el peso completo de Hacienda no convence a nadie, ni invocando a pobres y menos plegándose a designios del Departamento del Tesoro yanqui. Si el senador blanquiazul, Gustavo E. Madero, afirma que hasta el nombre de la CETU será revisado, ya puede renovar sus cuentas el autor del bodrio en cuestión.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario