05 julio 2007

Terrorismo y Pobreza


Acabo de leer un documento de investigación económica del 2002, titulado “Education, poverty, political violence and terrorism: is there a causal connection” (Educación, pobreza, violencia política y terrorismo: ¿Hay alguna conexión casual?).

La calidad del trabajo es buena. El documento se plantea responder si la pobreza es la raíz del terrorismo. La duda es aceptable, pues varías declaraciones sostienen que la reducción de la pobreza e incrementando la educación el terrorismo disminuirá. Los autores del documento buscan entonces relaciones causales entre los fenómenos de pobreza, baja educación, terrorismo y violencia políticamente motivada. Sin embargo, se comete un error al plantear el problema erróneamente, lo que hace a toda la disertación fútil. Esto se debe a las siguientes razones.

Primero, una lectura histórica, antes que cuantitativa diría que no existe tal conexión. La pobreza ha existido desde el inicio de la sociedad y los actos terroristas son un fenómeno moderno que no existía antes. Aunque bien se podría decir que el primer terrorista suicida fue Sansón (un judío), al sacrificarse para matar a todos los filisteos (mujeres, niños, ancianos, soldados, etcétera). Además, existe el caso de terrorismo ejecutado en países desarrollados, por personas acomodadas y con altos niveles de vida (España, Irlanda, USA).

Segundo, la pobreza es un fenómeno multifactorial. Es algo que puede ser provocado por fenómenos como desastres naturales, robos, guerras, crisis económicas, etcétera. Dado esto, si la pobreza es un fenómeno multifactorial, también debe de generar otros fenómenos multifactoriales y sólo uno de ellos es el terrorismo. Entonces estudiar la relación entre estos problemas es inútil si no se tiene bien caracterizado que fenómenos causan la pobreza y la baja educación. En la medida que se esclarezcan las causas se pueden saber sus consecuencias. De otro modo, es inútil el análisis.

Este tipo de documentos son típicos de los economistas que quieren encontrar relaciones cuantitativas de todo o razones económicas para todo. Lo que lleva a que todas las soluciones pasan por dar más dinero. Una clásica visión capitalista y occidental del asunto, en donde toda solución es monetaria.

El documento bien señala que otorgar más dinero en ayuda para eliminar la pobreza y la ignorancia puede exacerbar el terrorismo. Esto se debe a que el terrorismo nace de condiciones políticas (relaciones humanas) y que la ayuda sólo exacerbaría los sentimientos de humillación para una de las partes. En otras palabras, que el terrorismo tiene poco que ver con las condiciones económicas y esta relacionado con las circunstancias políticas.

Asimismo, el documento señala que se deben de vigilar los contenidos de la educación al otorgarse ayuda financiera a los países para eliminar el terrorismo. No dudo que los autores lo sugieran con un sincero ánimo humanitario, pero esto puede provocar manipulaciones sobre toda persona sujeta a estos programas. Lo ideal es que se brinde ayuda financiera y un tercero, que sea neutro vigile, como la UNICEF.

Finalmente, en México se ha presenta en gran medida el fenómeno de la pobreza y la ignorancia y ha generado muy pocos brotes de terrorismo. Los que han existido están relacionados a ejércitos guerrilleros que desean cambios radicales en la reparticipación política y de la riqueza de la nación, así como en cuestiones de orgullo (movimientos indigenistas radicales). Esto debería de ser tomado como llamadas de atención para eliminar las causas de la desigualdad social en México, antes de que cosas graves, muy graves sucedan. No necesariamente terrorismo, pero si delincuencia galopante o incontenible, como el narcotráfico. Los gobernantes actuales hacen poco por acabar con esas causas por que los mexicanos no se lo exigimos; porque nos quedamos callados. ¡Basta de eso! Discutamos de estos temas y exijamos soluciones claras y prontas si miedo.

1 comentario:

  1. No creo que que sea la razón principal, además segiria sin justificarlo.

    saludos

    ResponderEliminar