17 noviembre 2007

Contra las corridas de toros.

La tauromaquia no es algo que me guste ni de lo cual este a favor. He oído argumentos a su favor que incluyen diversión, tradición, negocio, etcétera y ninguno me convence. No me divierte como varios humanos debilitan a una bestia y al final la matan.

Dentro de este espectáculo existe la metáfora implícita de que el hombre debe de dominar sobre la naturaleza y manipularla a su antojo (torero sobre toro, sobre bestia; hombre sobre bestia, sobre la naturaleza). Esta metáfora me parece terrible, pues ha causado terribles daños sobre nuestro medio ambiente (sólo piensen en el grave problema del calentamiento global). Yo soy más de la idea de que el ser humano debe de adaptarse a su entorno, al mundo, a la naturaleza. Eso no quiere decir que no este acuerdo en aprovechar la naturaleza para vivir; es natural que el ser humano deba de acabar con otras vidas (vegetales o animales) para vivir, pero no estoy de acuerdo en que sea por diversión.

Además, qué se puede decir de aquellos hombres que disfrutan es la tauromaquia. Yo digo que son cobardes e hipócritas, pues, por un lado alaban y disfrutan la valentía del torero al arriesgar su vida frente a la bestia, pero por otro lado son incapaces de enfrentarse ellos mismos a la bestia. Los espectadores se dedican a alabar a personas que tienen los que ellos no tienen. El torero representa lo que ellos no son: gallardos, valientes, elegantes, agraciados, ágiles, etcétera.

Por si fuera poco, en muchas corridas en México se usan sólo de escaparate social, de centro de esparcimiento y cantina. Muchos sólo van a tomar, pasear, sociabilizar y no ven el espectáculo, en otras palabras, son pausers.

En pocas palabras, no me agrada la metáfora del hombre sobre la naturaleza (que tanta desgracia ha traído – pregunten a los afectados en Nuevo Orleáns, República Dominicana o Tabasco), la cobardía, la hipocresía de los espectadores y los pausers.

En un país como México, y en todo el mundo, se requieren de juegos y esparcimientos que fomenten el respecto a la naturaleza (Alpinismo, montañismo, buceo, etcétera); el poder del ser humano para alcanzar metas, vencer obstáculos (atletismo); el valor del trabajo de equipo (Básquetbol, fútbol, voleibol, etcétera); la honestidad, el razonamiento e inteligencia intelectual y emocional (Ajedrez, artes marciales, etcétera). Estas actividades fomentan mejores valores que los que fomenta la tauromaquia.

Ya que si el ser humano todavía tiene la necesidad de ver a alguien valiente, de sentir el riesgo a cada momento, para eso se crearon los deportes extremos (rafting, paracaidismo, rappel, motociclismo, automovilismo, etcétera) inclusive dentro del toreo existen los llamados recortadores, los cuales saltan al toro con piruetas acrobáticas sin hacerle daño alguno. Eso si me pare valiente, aunque siguen con el concepto de dominar a la naturaleza por diversión (Aquí pueden ver un ejemplo de este espectáculo).

Yo esperaría que algún día se prohibiera o los muriese por si solo, pues creo que fomenta valores negativos que afectan terriblemente a la sociedad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario