14 noviembre 2007

Más apertura comercial.

El TLC entro en vigor el primero de enero de 1994 con la promesa de traer prosperidad a México y no sucedió así. A pesar de que esta estrategia mostró que no era funcional para la economía de México, se siguió y se firmaron innumerables tratados de libre comercio con muchos países. Los efectos negativos del TLC no se han detenido y ahora con una mayor apertura comercial existe la posibilidad de que se pierdan otros 800 mil empleos. La necedad sigue y las autoridades siguen pensando en que la salvación de México llegara del exterior. ¿A caso esto sólo reflejara sus problemas psicológicos de identidad y tienen que verse aceptados e identificados en el exterior sin trabajar el interior? ¿Tendremos una neurosis colectiva entre la clase gobernante que los hace ciegos a la realidad? En fin, seguimos sin un proyecto de nación viable en el largo plazo.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario