16 diciembre 2007

Crónica de viaje 1.3 (Chiapa de Corzo)

Supongo que cuando Marx decía que la religión es el opio de los pueblos se refería a cosas como la que vi en Chiapa de Corzo.

Llegaba a la casa de una buena amiga y veo a este personaje irreal parado afuera de una casa, viendo hacia adentro, sobre la banqueta. En la casa, con su puerta abierta, se observaba un rosario; todos los asistentes miraban al fondo de habitación donde colgaba una imagen de la Virgen de Guadalupe. El personaje en cuestión no sólo estaba parado detrás de todos, también estaba guiando el rezo con la ayuda de un micrófono, dos amplificadores y un teclado con secuencias religiosas.

Me comentaron que era un rezandero y que cobraba hasta $500 por guiar el rezo. Era como un maestro de ceremonias o un DJ, pero sin encontrarse de frente a su público. Igualmente, me comentaron que hay varios en Chiapa de Corzo y que sus tarifas variaban dependiendo del equipo. Yo exclame: ¡Que barbaridad! ¡El rezo como un negocio!

Todavía me parece increíble, pero no lo debería de ser tanto, siempre se me olvida que existen los que se aprovechan de la Fe de las personas y esto solamente es una pequeña expresión en comparación a los extremistas religiosos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario