22 julio 2008

¿Honradez?...¡Honradez!


Más de una vez se me ha cuestionado por tratar de llevar una vida honesta, por tratar de ser cada día mejor, por evitar los vicios culturales de esta sociedad mexicana, con los clásicos clichés: el que no transa no avanza; nosotros no somos los corruptos al darle dinero a los servidores públicos, ellos son los corruptos al pedirnos dinero; las mujeres son una tontas; así es el mundo, acéptalo como es ¡no lo cuestiones!; si no te adaptas al sistema vas a ser un perdedor toda tu vida; etcétera… Sólo les puedo decir a los que me cuestionan de esa manera: ¡gracias!

…en lugar de hacerme dudar, me fortalecen. Me recuerdan el por qué de mi actitud.

Ilustración: El Roto, vía: El País.

3 comentarios:

  1. aunque considero que la honradez es subjetiva, pues todos tenemos y la entendemos de diferentes maneras, nunca debemos dejar de ser honorables en nuestro actuar y pensar.

    ResponderEliminar
  2. Exacto, ser honorables con nosotros mismos y con los demás.

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por tus decisiones.

    Es absolutamente falso que no se pueda avanzar sin transar. Basta acercarse a sectores altamente competidos y abiertos para encontrar organizaciones que premian la honestidad, el talento y el buen desempeño. En sectores así, no hay lugar para los tramposos, al menos no por mucho tiempo.

    Por lo que hace a la corrupción, te doy la razón parcialmente. En el caso de que se recurra a la corrupción para evitar una sanción u obtener un beneficio a costa de hacer daño o poner en riesgo a terceros (pasarse un alto, ganar una licitación) la corrupción es responsabilidad de ambas partes.

    Pero si el funcionario público es el que solicita dinero (de forma velada o abierta) a cambio de no aplicar de forma absurda o imposible de cumplir una ley o reglamento para poder realizar una actividad que no daña ni pone en riesgo a nadie la cosa cambia. Si la única forma que tiene el ciudadano de evitar un abuso de la autoridad es la corrupción promovida, facilitada y protegida por la autoridad es difícil culparle de ella.

    El que las mujeres no son tontas es algo tan evidente que quienes piensan lo contrario demuestran ser tontos.

    Quizás el mundo es como es, pero no es como fue y definitivamente será muy distinto en el futuro. No hay que "aceptar" al mundo, hay que tratar de entender al mundo y buscar ser feliz en el, lo cual inevitablemente terminará tranformándolo.

    El que diga que el que no se adapte al sistema será un perdedor toda su vida no tiene ni la más remota idea de lo que está hablando. Guttemberg no es recordado por haber seguido escribiendo a mano, o Steve Jobs por aferrarse a la interfase de escritura en línea para controlar una computadora. Son precisamente quienes logran entender el estatus quo y logran alterarlo quienes consiguen el éxito.

    En fin. Reitero mis felicitaciones.

    ResponderEliminar