21 julio 2008

Machismo: lastre para la libertad y el desarrollo de México.

Hace unos días tenía una platica con unas amigas, que han vivido en el extranjero, y me comentaban que la Ciudad de México suele parecerles muy agresiva, porque es común que en la calle les griten o digan cosas poco agradables o que en el transporte público tengan que irse cuidando para evitar que alguien se pase de listo. El colmo fue cuando me platicaron que en caso de que les pasara algo no tratarían de buscar ayuda de un policía, pues estos suelen decirles improperios, cuando deberían de ser ellos los que dieran el ejemplo de rectitud.

Todos coincidimos en que esta actitud de muchos hombres en la Ciudad de México, incluyendo los policías, disminuye mucho la calidad de vida de todos los habitantes. Las mujeres evitan ciertos lugares, a ciertas horas procuran no ir solas, evitan vestirse de ciertas maneras y eluden lo más posible viajar en transporte público si no van acompañadas. En otras palabras, la libertad de las mujeres queda muy limitada y tienen muchas veces que incurrir en diversos gastos para mantenerse seguras (pagar taxis seguros, comprar coches, llamadas de celular, dispositivos de defensa personal, etcétera); además, de que familiares y personas cercanas suelen invertir tiempo y recursos para mantener la seguridad de las mismas mujeres.

En otras palabras, estas agresiones hacen que mucho tiempo y recursos que podrían ser usados para el goce de las personas, para el ahorro o para actividades productivas sean dirigidos hacía actividades relacionadas con la seguridad personal. Esta situación no beneficia a los habitantes de la Ciudad de México, al contrario, nos perjudica, pues se crea un “estado de inseguridad colectiva” que hace que unos a otros nos veamos como enemigos o rivales y no como aliados o posibles socios en la vida, lo que entorpece la convivencia social.

Después de esta plática trate de reflexionar en cuales son las causas de estos fenómenos tan desagradables. Hasta el momento mi única explicación es que se trata de un factor cultural, el cual considero un anacronismo y lastre para México: el machismo. Me parece que el machismo explica muy bien el porqué la falta de respeto hacía las mujeres. Un hombre con mentalidad machista ve a la mujer como alguien inferior y, por lo tanto, no digna de respeto, entonces se siente en la libertad de agredirla verbalmente en la calle, ya sea solo o en grupo, y en el anonimato que le dan las multitudes no siente remordimiento alguno por propasarse con una mujer.

Ahora, se que esto sólo es una expresión del machismo en México y que dependiendo del lugar, del sector social y del estrato económico puede variar muchísimo. Algunas veces se expresa como violencia intrafamiliar, otras veces como acoso sexual, otras al usar a las mujeres como objetos de lujo, otras en bajos salarios, otras al decir que son lavadoras de dos patas, etcétera.

Por lo tanto, si queremos una mejor calidad de vida en la Ciudad de México y un mejor país, tenemos que desterrar el machismo para siempre y abrirnos totalmente a la equidad de genero, que comienza porque exista respeto hacia las mujeres en las calles.

6 comentarios:

  1. Todavía hay camino que recorrer en esa materia, todavía hay que mejorar y mucho en cuestiones de igualdad.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, hay que desterrar el machismo.

    Lamentablemente crear burocracias y otorgar mayores poderes al gobierno no necesariamente acabará con el problema y podría resultar contraproducente.

    http://www.eduardpunset.es/blog/?p=137

    ResponderEliminar
  3. Desde mi perspectiva no es necesario crear nuevas burocracias para atacar este problema, así como muchos otros problemas culturales de México. Me parece que contamos con las herramientas suficientes para hacerlo, pero para mi el problema fundamental esta en que el machismo se encuentra en todas las capas de la sociedad mexicana e inclusive en las instituciones encargadas de eliminar este problema. Mientras no exista una voluntad real dentro del aparato gubernamental para cambiar esto, difícilmente se avanzara mediante el uso de políticas públicas culturales.

    En este sentido, aquí me parece que las soluciones deben de ser creadas desde la misma sociedad civil y que sea la misma sociedad civil la que le demande al gobierno su aplicación. No podemos esperar que todo lo resuelva el gobierno, pero tampoco podemos esperar que la sociedad civil lo resuelva por si misma, puesto que no cuenta con las herramientas que cuenta el gobierno; sin la actuación conjunta de sociedad civil-gobierno dudo que se logre avanzar rapidamente en este tema.

    ResponderEliminar
  4. "aquí me parece que las soluciones deben de ser creadas desde la misma sociedad civil"

    sin duda...
    tambien creo que la publicidad los medios, la musica... tambien fomentan el machismo y la mentalidad machista.

    y consumidos por mujeres que de un lado escupen al machismo y del otro lo consumen..

    no comiencen a leerme mal, no digo que sea culpa de ellas digo que son participes activas...

    sin duda tambien.

    ResponderEliminar
  5. Sin duda son participes activos, no son los culpables, son sólo herramientas

    ResponderEliminar
  6. Soy micaraguense y fui invitada por mi prometido con el que me casarìa en junio del 2010 y le aconsejo a todas las extranjeras no se les ocurra ser novia de un Mexicano, el dìa 30 de marzo del 2010 , fui golpeda brutalmente por el y casi me mata , por la polica que llego me salve, el motivo de la golpiza fue solamente por que no me calle, ademàs me amenazo con hecharme a los federales .

    ResponderEliminar