11 agosto 2008

Sonidos urbanos (2): ¡¡¡QUEREMOS ROCK!!!

Dejo este extracto del libro de Sonidos Urbanos, del cual escribí antes, escrito por el Warpig y que me parece grandioso.

¡Queremos Rock!
Warpig

La ciudad de México vive una época confusa. Brillante para los proyectos musicales “independientes” –es sólo una etiqueta-, pero oscura en otros aspectos aún más importantes que la misma música: como el bienestar social, la libertad y la justicia.

La rebeldía neta del “rock primigenio” y de las revoluciones hippie, punk y electrónica ha quedado atrás. Ahora vales por las miles de copias que vendes, ya no vendes miles de copias por lo que vales.

“Indie” debería de referirse –hoy en día- a INDIVIDUALIDAD, no a “independiente.” La mayoría de las bandas, de seguir esta tendencia, acabaran en el catalogo de una transnacional porque lo “Indie” esta de moda. Vamos, los adolescentes siguen creyendo que son “diferentes” a los adultos, que son “rebeldes”. Sí, tal vez pero no son PELIGROSOS. Son diferentes, como todos los demás.

Basta ir a un festival de “rock” o ver las fotos en los profiles de myspace: UNIFORMIDAD.

Están contemplados, son fáciles de dispensar. Se sabe como piensan, por qué votan o por qué no votan. Su palmadita en la espalda puede que no sea el futbol soccer –uy no, es un arma de manipulación; dirá el morro de 17 años- pero para él, tenemos varios festivales internacionales de rock inofensivo –una especie de futbol con guitarras- a los que asiste aunque no tenga lana.

El pop genera buenas canciones, el rock ha generado cambios sociales y mentales. El rock caminó tomado de la mano con la revolución sexual, le ha dado voz a los que no la tenían, existen letras incendiarias que han sido decisivas en el curso de la historia. Hoy, la tecnología permite que tipos sin talentos armen su idea de rock, e Internet se encarga de masificar. Si miles lo escuchan, entonces debe ser bueno ¿no?

Y no, no estoy diciendo “antes era mejor que ahora”; pero tengo la esperanza de que esta fase sea superada algún día, de que este bache quede atrás. Como los que se superaron para obtener un Led Zeppelin; como el bache que poncho tus llantas pero generó a Nirvana; como el tope mal hecho que hizo frenar de repente y generó a The Clash.

En las calles del Distrito Federal hay varias guerras: policías contra narcos, narcos contra narcos, policías-narcos contra AFIs-narcos, empresarios contra obreros, televisoras contra inteligencia, poderosos pederastas contra periodistas, microbuseros contra taxistas, nacos contra burgueses, y muchas más. Hay decapitados, encobijados, desaparecidos, noticieros eliminados, la clásica hipocresía eclesiástica, una derecha intolerante y envalentonada, y una izquierda torpe. Los funcionarios encargados de la Educación y de la Salud son los menos educados y los más insalubres.

No puedo escuchar a un grupo de dizque rock diciéndome que hoy se siente “regulin-regulan.” Eso no me sirve. No me ayuda a “No tirar la toalla.”

Que setenta bandas de dizque rock “Indie” sigan con el sobado “es que te amo tanto, te extraño, no puedo estar sin ti” y alguna referencia intelectual casual, no hace nada para mitigar el dolor de los familiares de campesinas violadas por los soldados, ni por el padre cuyos hijos han sido asesinados a balazos por militares. No significa nada para el güey cuya casa se inundo allá en Ecatepec.

El que se cree sociólogo dirá: “¡Por eso! Es un escape!.” No necesitamos “escapar”. El país no necesita que “escapes”. Por “escapar” las cosas están como están. Al escapar, ya no hablamos de generar un cambio, ¡¡YA NI SIQUIERA ESTORBAS!!

Mucho ojo cuando se habla de rock sin comillas y de “rock”. Las bandas consolidadas de “rock” están perdidas. Son una buena fuente de ingresos para sus integrantes, pero nada más. Son una chamba, una profesión. Ya lo decía Alex Lora: “Que culéro es el trabajo que hasta pagan por hacerlo.” Y sus departamentos de publicidad y “marketing, güe” tratan de apoderarse de los espacios alternativos en busca de credibilidad. Buscan al Foro Alicia –aunque no lo necesiten- aunque hayan llenado el Auditorio Nacional tres veces, pero es “chic”, es “¡cool, güe!”. Y le entran a Myspace a promocionarse aunque los toquen en EXA y quien responda a los” requests” sea un chalán delicado.

Van y tocan en conciertos por la paz y regalan frijoles para limpiarse un poco la culpa. Conciertos por “la Tierra” que termina siendo un gran anuncio de dos días para un laboratorio transnacional.

“Que radical WARpeeg” va a decir el guitarrista de la banda de worldmusic que siempre opina del rock pero le caga que se “catalogue” a su banda como rockera. No me importa, los rockeros de verdad me entienden. Hoy, verano de 2007, dan ganas de gritar lo que Héctor Suárez – de la mano de Televisa- llegó a ridiculizar: ¡¡¡QUEREMOS ROCK!!!

La banda expuesta en este libro son una ESPERANZA. No dejes de revisar este trabajo en el 2012, 2015 ó 2020. Será divertido ver si contribuyeron a un cambio, si ayudaron a perpetuar la represión mental con su indiferencia o tal vez simplemente, caerán en el olvido como miles y miles de bandas anteriores. Como miles de amplis, cuerdas, banquetas, recibos de luz y horas/hombre que se han quedado en el camino; como miles de “rebeldes” que se han cortado el cabello y ahora, ahorcados en necesidades sociales, se visten en un traje baratón y apoyan a la derecha.

Es normal.

Solo unos cuantos sobreviven: LOS MEJORES Y CLARO, LOS MÁS NECIOS.

6 comentarios:

  1. Oye q buen texto!!! Estoy completamente de acuerdo con él... cada vez nos llenamos de más música basura, de más superficialidad y del verdadero rock ya sólo queda el recuerdo... No seas egoísta y comparte la bibliografía completa!!!! Anda!!! por favor!! :)

    ResponderEliminar
  2. Gabby,

    Olvera Cabrera, María Fernanda (Coord.) Sonidos urbanos, 150 bandas 2000-2005 MX/DF, Ed. Sonidos Urbanos, China, 2007.

    ResponderEliminar
  3. Chale!! me llegó lo de necesidades sociales y la frase no necesitamos escapar, porque si escapas ya ni siquiera estorbas.

    Chale.

    Mucho que pensar

    Saludo

    ResponderEliminar
  4. Que bien que te hiciera reflexionar el texto, sería un desperdicio te espacio, tiempo y trabajo si no fuera así.

    ResponderEliminar
  5. Ahhhh genial!!! gracias por la bibliografía... Ojalá este fin de semana pueda comprarlo!!!Saluditos!!!

    ResponderEliminar