09 septiembre 2008

Sociedades criminales, cleptocracia, sociedad civil y México. ¿Qué país deseamos?

En un post de Freakonomics menciona Peter Leeson que en las sociedades criminales, como los piratas y su código, existen contratos sociales explícitos, los cuales son más reales que el mítico contrato social propuesto por Rousseau. Esto se debe a que a las sociedades criminales les importa de sobre manera la estabilidad social, ya que si alguno esta descontento puede denunciar el resto ante las autoridades de algún gobierno y con ello ser castigados. Por lo tanto, es critico que todos los miembros de la sociedad estén contentos con las reglas y satisfechos con los que las administran. Un contrato social, que garantiza un unánime acuerdo de las reglas políticas, en primer lugar, y consagra este acuerdo por escrito, ayuda a conseguir esta armonía.

En otras palabras, el contrato social de las sociedades criminales funciona muy bien porque existe un contrapeso muy importante en caso de que no se cumpla: el castigo, de sus miembros o de las autoridades gubernamentales. Esto aplica para todos los miembros de la sociedad criminal, tanto para los criminales comunes, como para sus administradores. En caso de que alguno falle en cumplir su parte, si no es asesinado por sus camaradas, entonces será capturado y castigado por las autoridades correspondientes.

En este sentido, me parece que la anterior explicación, mutatis mutandis, es excelente para explicar porqué ha florecido la cleptocracia en México (sin distinción de partidos políticos). Dado que no existe un contrapeso fuerte (sociedad civil) que le aplique un castigo a los administradores de las reglas, en caso de no cumplir con el contrato social, estos hacen lo que les plazca, dando como resultado corrupción, nepotismo, peculado o clientelismos políticos.

Entre la cleptocracia mexicana ellos mismos se cubren las espaldas, pues a pesar de las denuncias que se hacen entre ellos, nunca hay renuncias, ni destituciones o juicios políticos. Inclusive la impunidad se usa como moneda de cambio política. Ejemplos entre todos los partidos políticos y otras instituciones existen: pemexgate, foxgate, gobernadores de Puebla o de Oaxaca, secretarios de estado, familiares de funcionarios, etcétera.

Me parece que esta es una de las grandes razones por las cuales México se encuentra sumido en la delincuencia, de todo tipo, y en un atraso social y económico enorme. Es por ello que si los mexicanos queremos salir de esta situación, por una vía democrática, es necesario construir una sociedad civil fuerte. ¿Seremos capaces de lograrlo?

4 comentarios:

  1. Ya decía yo que la confianza que me insipiraban los piratas no era fruto sólo del parche en el ojo y el garfio...

    ResponderEliminar
  2. «¿Seremos capaces de lograrlo [construir una sociedad civil fuerte]?»

    Me preocupa, cada vez más, que no vayamos a ser capaces. El egoismo, la indiferencia y el cinismo parecen haberse impuesto, casi por completo, sobre cualquier valor. Y cualquier acción o esfuerzo en el sentido correcto es automáticamente descartado como inútil, fútil o mera propaganda.

    Hará falta, quizá, que en vez de descalificar critiquemos mientras proponemos y actuamos. Ciertamente la esperanza es lo último que muere pero llega un momento en que uno se cansa que le den atole con el dedo, especialmente cuando uno sospecha que [en algunos sectores] el atole se acabó hace tiempo y nos están dando ya nomás puro dedo.

    Sí. Si seremos capaces de lograrlo (aunque he de confesar que hoy lo digo con menos convicción que hace algunos años, con más esperanza que confianza).

    ResponderEliminar
  3. Te felicito por el post. Creo que das en el clavo. Y respondiendo a tu pregunta, la respuesta es que sí. Podremos construir una sociedad civil fuerte.

    Para ello habrá que dar el primer paso, reconocer que México no es su gobierno, que el gobierno es en buena medida el origen de los problemas y rara vez la solución y que la sociedad civil está compuesta por individuos y que de la protección y defensa de los derechos de esos individuos dependerá su fortaleza.

    ResponderEliminar
  4. Cynthia,

    Jajaja

    Genrique,

    Hay que tener más confianza, poco a poco se logra.

    Ramón,

    Gracias.

    ResponderEliminar