19 octubre 2008

Paul Krugman explicando a Milton Friedman

Quiero compartir este gran articulo de Paul Krugman sobre Milton Friedman, aparecido en el diario español El País, en el cual habla sobre quién era este economista, sobre sus importancia a nivel teórico y sobre todo de los excesos que se cometieron por su dogmatismo en cuanto al libre mercado en toda circunstancia. Este debería de ser una lectura obligada para cualquier estudiante de economía, pues este articulo muestra una profunda honestidad intelectual al igual que trata de ser lo más objetivo posible.

Dejo una pequeña muestra, que seguramente no le gustara a los dogmáticos del libre mercado (el resaltado en negritas es mio):
...

“La defensa del laissez-faire por parte de Milton Friedman parece haber seguido una secuencia similar. Después de la Gran Depresión, muchos empezaron a decir que los mercados nunca pueden funcionar. Friedman tuvo la valentía intelectual de decir que los mercados sí funcionan, y sus dotes teatrales, unidas a su habilidad para organizar datos objetivos, lo convirtieron en el mejor portavoz de las virtudes del libre mercado desde Adam Smith. Pero caía con demasiada facilidad en la afirmación de que los mercados siempre funcionan y que son lo único que funciona. Es extremadamente difícil encontrar casos en los que Friedman reconociese la posibilidad de que los mercados pudieran funcionar mal, o de que la intervención pública podía ser útil.

El absolutismo liberal de Friedman ha contribuido a crear un clima intelectual en el que la fe en los mercados y el desdén por el sector público a menudo se imponen a los datos objetivos. Los países en vías de desarrollo se apresuraron a abrir sus mercados de capitales, a pesar de las advertencias de que eso podría exponerlos a crisis financieras; después, cuando las crisis llegaron como era previsible, muchos observadores culparon a los Gobiernos de esos países, no a la inestabilidad de los flujos de capital internacionales. La liberalización de la electricidad se produjo a pesar de las claras advertencias de que el poder de monopolio podría ser un problema; de hecho, al tiempo que la crisis de la electricidad en California seguía su evolución, la mayoría de los analistas quitaban importancia a las preocupaciones por el posible amaño de los precios alegando que no eran más que teorías de conspiración descabelladas. Los conservadores siguen insistiendo en que el libre mercado es la respuesta a la crisis sanitaria, frente a las abrumadoras pruebas en contra.

Lo extraño del absolutismo de Friedman respecto a las virtudes de los mercados y los vicios del Estado es que en su trabajo como economista teórico era de hecho un modelo de comedimiento. Como ya he señalado, hizo grandes contribuciones a la teoría económica al resaltar la importancia de la racionalidad individual, pero, a diferencia de algunos de sus colegas, sabía cuándo parar. ¿Por qué no mostró el mismo comedimiento en su papel de intelectual público?

La respuesta, sospecho, es que se vio atrapado en una función esencialmente política. Milton Friedman, el gran economista, sabía reconocer la ambigüedad y la reconocía. Pero de Milton Friedman, el gran defensor de la libertad de mercado, se esperaba que predicase la verdadera fe, no que manifestase sus dudas. Y acabó desempeñando la función que sus seguidores esperaban. A consecuencia de ello, la refrescante iconoclasia de los primeros años de su carrera se convirtió con el tiempo en una rígida defensa de algo que se había convertido en la nueva ortodoxia.

A la larga, a los grandes hombres se les recuerda por sus virtudes y no por sus defectos, y Milton Friedman fue de hecho un hombre muy grande, un hombre de valentía intelectual que fue uno de los pensadores económicos más importantes de todos los tiempos, y posiblemente el más brillante comunicador de las ideas económicas a los ciudadanos en general que jamás haya existido. Pero hay buenas razones para sostener que el friedmanismo, al final, fue demasiado lejos, como doctrina y en sus aplicaciones prácticas. Cuando Friedman inició su trayectoria como intelectual público, había llegado la hora de llevar a cabo una contrarreforma contra el keynesianismo, y todo lo que eso conllevaba. Pero lo que el mundo necesita ahora, diría yo, es una contra-contrarreforma”

9 comentarios:

  1. Al propio Krugman se le puede acusar de haber "quedado atrapado en una función esencialmente política."

    En Café Hayek Russel Robert dice sobre su premio lo siguiente:

    "No estoy diciendo que Krugman no se merezca [el premio Noble] por su postura partidista. No tengo idea. Tampoco estoy comentando sobre la calidad de sut rabajo académico con el cual no estoy suficientemente familiarizado como para juzgar. Lo que es desafortunado es que alguien que hace declaraciones económicas como las que señalo vaya a ser llamado ganador del Nobel. Y mas desafortunado aún es que alguien cuyos puntos de vista políticos (al menos los que expresa en sus textos no académicos)sean hostiles a la libertan vaya contar con una caja de resonancia más grande."

    En los siguientes enlaces se encuentran críticas serias a cosas que ha dicho Krugman, incluyendo cosas que dijo de Friedman tras su muerte.

    http://cafehayek.typepad.com/hayek/2008/10/krugmans-prize.html

    http://cafehayek.typepad.com/hayek/2004/09/who_says_keynes.html

    http://cafehayek.typepad.com/hayek/2007/01/the_pot_speaks.html

    Dos de las personas que mas admiro recibieron el premio Nobel, Friedman (economía) y Borlaug (de la paz por sus contribuciones a la agricultura). Pero me temo que a veces se entrega de dicho premio más en función de los tiempos que de los méritos, eso permitiría explicar el que lo hayan recibido Al Gore, Arafat... y quizás (por lo que he leído) Krugman.

    ResponderEliminar
  2. Primero, en su articulo Krugman nunca es irrespetoso con Friedman, nunca lo insulta, y sólo cuestiona sus ideas de una manera bastante fundamentada. ¿A caso Russell Roberts quiere que se mantenga a Friedman en un pedestal como un becerro de oro? ¿Con ffe siega y sin criticas?

    Segundo, la declaración que hace Krugman (que cito al final) tiene todo que ver con economía ¿Cómo que ya no tiene nada que ver con economía? Si asi fuera, todos los estudios que se hacen a nievel mundial sobre explicaciones de desigualdad entre países no tendrían sentido.

    Although America has higher per capita income than other advanced countries, it turns out that that's mainly because our rich are much richer. And here's a radical thought: if the rich get more, that leaves less for everyone else. That statement -- which is simply a matter of arithmetic -- is guaranteed to bring accusations of ''class warfare

    Tercero, es obvio que no le gusta a Russell nada que huela a políticas keynesianas, y si lo sugiere Krugman su uso, obviamente las criticara. Pero no es cuestión de gustos, la economía es cuestión de ciencia.

    Cuarto, Krugman menciona que punto de cambio hacia políticas de libre mercado se dio en los setentas y que hubieran sucedido aun sin Friedman., es decir, era un movimiento que ya venia sucediendo con anterioridad. No es que de la noche a la mañana haya habido un cambio abrupto, eso nunca sucede. En este sentido Russell critica a Krugman por mencionar que el cambio fue en los setentas y no mencionar que en realidad ya venían sucediendo cosas desde antes. Su critica por lo tanto no viene al caso.

    Quinto, un mayor gasto del gobierno como porcentaje del PIB, no implica que exista una economía más regulada o más burocrática. Esto depende de cómo se gaste el dinero, si en salarios o en transferencias (a las empresas o a los trabajadores) o si se esta destruyendo la riqueza (usándose en guerras).

    Sexto, los setentas son la época por excelencia de la liberación femenina, una época donde comenzaron a trabajar y a generar sus propios ingresos y a ser independientes. Muchas de ellas igualaron los salarios de los hombres. Este efecto no reduciría el PIB per familia, lo incrementaria y Russel no lo toma en cuenta. Además, los cálculos del PIB per familia sólo incluyen a los ciudadanos norteamericanos, no a los inmigrantes ilegales. ¿Russell no debería de puntualizar también estos hechos?

    Sexto, en los últimas décadas se ha incrementado las políticas de libre mercado, a niveles que no existían en los setentas, e inclusive a finales del siglo pasado. Es por ello, que Krugman menciona que han sido décadas doradas para la ideología del “laissez faire” y las ideas de Friedman, esto no quiere decir en ningún momento que toda regulación o control estatal haya desaparecido. En ningún momento dice algo similar Krugman.

    Finalmente, Krugman no ataca la libertad como tal, como derecho del ser humano, ataca a las políticas de libre mercado y que estas no pueden regir en todo momento. Eso es muy claro que Russell quiere igualar una con la otra, con el motivo de descalificar a Krugman.

    ResponderEliminar
  3. Ehm.. bueno, yo ando aquí diario, pero no es mi costumbre comentar que me intimidas :(
    Pero para que veas cuánto se te quiere en mi tensa cabecita te dejé tarea en mi blog. Espero que la hagas y me avises ehh!

    ResponderEliminar
  4. charros, pos yo la neta ni el milton ni keynes, habemos algunos cavernícolas que creeemos en el socialismo y en un estado fuerte y ampliaamente interventor...uff, lo dije, aunque puedo negarlo en cualquier momento¡¡¡

    ResponderEliminar
  5. "Finalmente, Krugman no ataca la libertad como tal, como derecho del ser humano, ataca a las políticas de libre mercado"

    ¿también se puede atacar la libertad de expresíon, o la libertad de tránsito o la libertad de asociación o la libertad religiosa sin atacar a la "libertad como tal"?

    ResponderEliminar
  6. Corrección, ataca las políticas de libre mercado en toda ocasión y como dogma de fe, pues el mismo Krugman es más de una vez ha dicho que hay ocasiones donde no se debe de intervenir en el mercado.

    ResponderEliminar
  7. Hmmmm... difícil opinar sin contar con las bases académicas con las que cuentan ustedes y aún así tengo mi propia opinión, esperemos que no quede completamente fuera de lugar.

    Es mi opinión que la moderación se aproxima más a algo que pueda funcionar que cualquier teoría absolutista, sea cual sea el sentido que esta teoría tenga.

    ¿No debería liberarse la electricidad? Tal vez, si no fuera porque la electricidad a manos del gobierno es también un monopolio. Y es quizá el peor tipo de monopolios que existen.

    ¿Libre mercado? Quizá, siempre se se le observe de cerca y se le regule con cuidado.

    La tarea del gobierno no debería hacer negocios sino regular. Y el libre mercado se debería fomentar, siempre teniendo en mente que no es lo único que funciona o que siempre funciona.

    Así creo, y probablemente me equivoco, que los modelos económicos que mejor funcionan son los que mejor integran elementos de diferentes teorías. ¿Libertad? Si, pero con regulación. ¿Control? También, pero con libertad.

    ResponderEliminar
  8. Primeramente, gracias por poner aqui esa discusión. Perdónenme por mi Español todavía fallo. Mi idioma nativo es el portugues y a vaces es dificl escribir en español.

    Me gusta ver que intelectuales actuales como Krugman saben utilizar los acontecimientos economicos actuales para identificar deficiencias en las teorias que sirvieran be base para el sistema economico actual, como la de Friedman. Los dos son increíbles teóricos, pero ho hay duda sobre lo que defendió Friedman ya no más sirve o funciona. La crisis lo demuenstra claramente. Honestamente, cuando se habla de economia, no creo en extremos como la total liberdad o el absoluto intervencionismo. Hay que encpontrar un equilibrio entre estos dos extremos, lo que probablemente no va a ser el mismo para todos los países.

    ResponderEliminar
  9. estoy deacuerdo con ser nacionalista! siempre y cuando no se haga daño y ni caiga en razismos y generalidades!

    ResponderEliminar