23 junio 2009

Stiglitz, pérdida de credibilidad del capitalismo norteamericano y control ideológico.

Stiglitz en un artículo titulado el Mensaje Toxico de Wall Street, menciona que la crisis financiera mundial actual le da muchos argumentos a favor a los opositores del capitalismo à la norteamericana, o mejor dicho, al consenso de Washington y a todas las políticas neoliberales promovidas por EUA y los organismos internacionales como el FMI y Banco Mundial. Esta crisis ha mostrado como los EUA han manejado las políticas neoliberales a su conveniencia: la “medicina” económica sugerida a otros no es aplicada a ellos (recortes fiscales, política monetaria ortodoxa, apertura externa, etcétera); dañando la imagen internacional de EUA como abanderado de estas políticas. Con esta situación Stiglitz teme que elites pro norteamericanas pierdan credibilidad y se revivan políticas intervencionistas en los países en desarrollo.

El diagnostico de la situación es correcto. No obstante, el punto de vista de Stiglitz es altamente etnocentrista, pues sugiere que EUA debe de ser el abanderado del capitalismo y que el tipo de capitalismo desarrollado en EUA debe de ser adoptado en otras partes del mundo para “progresar”. Asimismo, teme que esta crisis haya dañado este “poder suave” y las naciones en desarrollo saquen las conclusiones erradas y tomen sus propias decisiones. Su visión tiene tintes de la típica arrogancia estadounidense: nosotros somos los mejores, nosotros conocemos el camino al éxito, somos los líderes ¡síganos! Y justamente, esta crisis ha demostrado lo contrario, que EUA no es el centro del mundo, que quienes no siguieron sus políticas neoliberales han sorteado mejor la crisis mundial, que no son los líderes del mundo y que en definitiva hay otros caminos al “éxito económico”. ¿A caso Stiglitz está sugiriendo que sólo en EUA puede haber políticas intervencionistas para salir de la crisis? ¿Qué después de salir de la crisis tiene el gobierno de EUA ver la manera de promover su modelo económico en el mundo después de la pérdida de credibilidad?

Resulta obvio que su promoción es parte de su nacionalidad (estadounidense) y sus valores; sin embargo, lo que promueve es un control “ideológico” de EUA al resto del mundo, algo que es totalitario e inaceptable.

Este es un gran momento para romper las cadenas ideológicas que atan a muchos países en desarrollo para conseguir el verdadero desarrollo económico. No es posible seguir adoptando un modelo de desarrollo capitalista (el estadounidense) que no es adaptable a las condiciones particulares de cada nación, ni seguir consumiendo sus ideas ciegamente. Esta es una importante lección que deberán de aprender no sólo los estadounidenses, sino también el resto de los gobiernos y en especial el mexicano: No podemos ni debemos seguir dependiendo de EUA para desarrollarnos económicamente. A pensar y trabajar por nuestra cuenta, la salvación no llegará de afuera.

1 comentario:

  1. porfin se rompe el mito de la invulnerabilidad gringa, imagínate si adoptaramos su sistema a pie de letra, quién sabe cuán desesperados estuvieramos, cuántas guerras hubiésemos declarado, o cuántos pobre más habría. Desde que nuestros presidentes neoliberales dieron rienda suelta al libre mercado, y firmaron el TLC, a nuestras empresas mexicanas le a costado mucho competir contra las transnacionales gringas y más si son estas la que reciben apoyo del gobierno mexicano para terminar de amolarla. México tiene recursos naturales, personas trabajadoras, en fin todo para lograr el éxito económico y ojalá logremos sacar a México de la subordinacion ante los gringos.

    ResponderEliminar