23 febrero 2010

Crónicas del alcoholímetro (3)


Juez cívico: Me sorprendió que anoche no hubiera alcoholímetro. Me tome como 20 cafés para estar despierta y no hubo nada de movimiento. Una noche aburrida.

Médico legista: ¿En serio?

Juez cívico: Si, nos avisaron de última hora.

Médico legista: Si, sorprendente. Luego hay mucho trabajo a lo tonto y cuando no, no hay nada.

Juez cívico: Si, ya ni me diga…estamos desde las 9 de la noche y caen a cuenta gotas toda la noche…y a eso de las 3 o 4 de la mañana nos mandan a todos a montones y nos saturan de trabajo. Con eso de que los polis tienen que cumplir su cuota, nos mandan a todos los que puedan al final del turno para acabar.

Médico legista: ¡Si, Son unos cabrones!
A ver, Usted joven. Cuantas veces le soplo al alcoholímetro.

-Pues como 10 veces.

Médico legista: ¡Pues mal! Solo debió soplar una vez, por eso se lo trajeron.
Yo ya mande a hacer una manta para poner fuera de mi casa que diga:
“Usted sólo debe de soplar una vez al alcoholímetro. Es su derecho. No sople más veces”.

Con eso a ver si dejan de chingarse a la gente.
Joven, aprenda para que no se lo chinguen otra vez.
...

2 comentarios:

  1. eso si que estuvo genial... "aprenda para que no ...."

    jajaj

    de plano que ya ni la burla perdonan

    ResponderEliminar
  2. "perdonar" no creo que ni siquiera este en su vocabulraio.

    ResponderEliminar