06 febrero 2010

No sé qué pensar…

Francamente no se qué pensar con respecto a lo que me paso hace unas horas. Salí de mi casa a pagar el teléfono y deje estacionado el coche fuera de Plaza Loreto, para no pagar el estacionamiento de la plaza (que es usmamente caro), además, de que no pensaba tardarme más de 10 minutos. Deje el coche sobre la calle de Loreto y Río Magdalena. Ahí había tres franeleros: una señora de aproximadamente 45 años, y un par de niños entre 17 y 14 años. Estacione el coche justo enfrente de donde estaban sentados, me baje rápidamente y fui a pagar el teléfono. Uno de los niños me pidió que estacionara mejor el auto. Eche un vistazo rápidamente y no me pareció que estuviera mal estacionado, así que le dije que tajantemente que no y fui a pagar mi cuenta. Pague rápidamente en el centro automático y regrese por mi coche. Regresando por el coche, los franeleros seguían sentados en el mismo lugar y me vieron de una forma extraña, me subí a mi coche y me fui. Por supuesto no les di ni un centavo, por mi política de no pagar por el espacio público.

Me detuve más adelante, de regreso a casa, y note un salvaje rayón sobre uno de los costados del coche. Dado que antes de salir no tenía ningún rayón, el único momento donde pudo haber sucedido fue en los minutos en que pague la cuenta de teléfono.

Al darme cuenta, regrese rápidamente y cuando llegue, comencé a reclamarle al primero que me encontré. A un niño de 14 años, el se asusto rápidamente y en menos de un 20 segundos llego la señora, que resulto ser su madre, ahí me enfrasque en una discusión con ella, y un taxista se unió a la discusión, diciéndome que no me metiera con el niño ni con la señora y que le había caído mal...hasta un judicial paramos para la discución.

De repente por dentro pensé muchas cosas: ¿Qué estoy haciendo? ¿Sirve de algo? ¿Dada su situación económica, me van a pagar? ¿Tengo manera de comprobarles que fueron ellos? ¿Sirve de algo que terminemos en la delegación y ellos encerrados? A caso eso no perjudicaría más su vida ¿Rayarían mi coche solo porque no los pele y me vieron intención de no darles un centavo? ¿Qué gano con reclamarles o con que terminen encerrados? ¿Qué me pasa, porqué le grito a un niño y una mujer? (no me retracto de gritarle al taxista) ¿Quién fue? Es una injusticia que me rayara mi coche y pierdo dinero con esto, y perdería más tiempo y dinero llevándolos a la delegación. Lo más probable es que ellos hayan sido, pero bien pudieron ser otras personas. Es increíble que tener un coche en la ciudad te traiga tantos gastos y problemas: tenencia, gasolina, seguros, pago de estacionamientos, lidiar con franeleros, verificaciones multas, refacciones, embotellamientos, etc. ¿No sería ideal que el transporte público fuera eficiente y seguro en la Ciudad de México?

A final de cuentas, termine yéndome del lugar, pendiéndole unas disculpas al niño (porque si estuvo mal que yo llegara gritándole y ajustándolo, al fin el era solo un pobre niño), quedándome con mi enojo y coraje sobre el rayón. Todo esto sin saber cuál es el modo correcto de actuar en estas situaciones y que pensar de estas personas, que no tienen futuro con ese estilo de vida, y que se encuentran realmente desprotegidos en este país, pero que a su vez pueden actuar impunemente cobrando por el espacio público y dañando la propiedad de terceros….

2 comentarios:

  1. Ya no sabes qué hacer en ciertas situaciones. Tú piensas que dand dinero fomentas la flojera y hasta la irresponsabilidad de los padres...pero ves la situación económica y ¿quién le daría trabajo a una madre de cuarenta y pico o a un niño de 14?

    Aunque tampoco creo que sea justo pagar un espacio por el que ya pago con mis impuestos.

    ¿Qué se hace?

    ResponderEliminar
  2. Y como ese caso cientos! En esta ciudad sentirse indefenso (en términos legales) se vuelve la norma.

    ResponderEliminar