26 febrero 2010

Sobre las inundaciones recientes en la Ciudad de México: Desbordamiento de Río de los Remedios y de Río de la Compañía.

Chalco Inundado: Vía El Universal.
Hace unas semanas las fuertes lluvias provocaron la ruptura de los muros de contención de dos ríos conductores de aguas negras en la Ciudad de México, provocando su desbordamiento: El Río del los Remedios y Río de la Compañía (gráfico de ruptura). Esto provoco una gran tragedia para todas las personas afectadas, pues muchas de ellas son de escasos ingresos y la pérdida de su patrimonio material (básicamente muebles) acumulado durante años es un duro golpe para ellos. Al respecto de esta situación se debe de tener en cuenta que este desastre “natural” es en realidad humano y los principales responsables son las autoridades por su escaza visión en cuanto al desarrollo urbano y la ecología; además de que la ciudadanía de la Ciudad de México ha mostrado escaza solidaridad con ellos. Sobre este problema tengo algunos comentarios:

1. La zona afecta comprende colonias de Ecatepec, Nezahualcóyotl, Chalco, Valle de Chalco e Iztapalapa. Se calculan 5 mil casas afectadas en el Distrito Federal y al menos 11 mil familias en el Estado de México. Lo que califica de desastre y crea un grave problema social en una época de crisis económica.

2. La relación ciudad-agua que ha existido en el Valle de México desde la llegada de los españoles es una de las causas de esta tragedia. Los conquistadores no supieron relacionarse con el agua y llegaron a la conclusión que lo mejor para evitar las inundaciones de la ciudad era desecarlo, en lugar de aprovecharlo como lo había hecho las civilizaciones indígenas, después de un largo proceso de aprendizaje. Esta tradición de desaguar el Valle de México continúo durante siglos y llega hasta nuestros días con la construcción de un nuevo drenaje profundo para sacar las aguas de los escurrimientos del Popocatépetl y el Iztaccíhuatl. Situación contraria a crear infraestructura para aprovechar esta agua potable que llega al Valle, la cual podría evitar la escasez del vital liquido o evitaría traerlo de lugares tan lejanos como del Sistema Cutzamala o del Lerma, generando daños ecológicos a estas zonas.

3. Todos los asentamientos inundados pertenecían a los ex lagos del Valle de México (Lago de Texcoco y Lago de Chalco) y por lo tanto susceptibles de inundación. Todos ellos fueron creciendo irregularmente o legalmente, bajo el amparo de las autoridades y con fines políticos o económicos. Ej. La legalización de los asentamientos de Netzahualcóyotl en la década de 1960 o el impulso de Valle de Chalco en la década de 1990 con Salinas de Gortari, o las miles de casas nuevas que han surgido en Chalco gracias a los programas de promoción de la vivienda impulsados por Vicente Fox. Cuando se crearon estos asentamientos, nunca se planearon y mucho menos se plantearon los riesgos que la población corría al establecerse ahí.

4. Una vez construida la infraestructura para desecar los lagos, las autoridades han puesto poco cuidado en su mantenimiento. La ruptura de los muros de contención de ambos ríos se pudo haber evitado con un adecuado mantenimiento. Seguramente las causas de esto son las típicas: corrupción, desidia política, falta de recursos, construcciones deficientes, etc. En el caso de Netzahualcóyotl, los vecinos han mostrado mejor reacción que las mismas autoridades para prevenir un nuevo desastre.

5. Las autoridades han mostrado una repuesta pobre y contradictoria ante la emergencia. Quienes se han llevado la peor parte de esto han sido los habitantes de las zonas afectadas de Chalco, donde las viviendas pasaron hasta 10 días inundadas por aguas negras. Las autoridades han ofrecido ayuda por 25 mil pesos, la cual parece ser una ayuda insuficiente para cubrir todas las pérdidas económicas (reparación de casas, muebles, ropa, autos, etc.). No suficiente con esta situación, los damnificados se unieron para protestar y exigir sus derechos, solicitando apoyos reales gubernamentales que les ayuden a reponer lo perdido, y lo que han recibido a cambio ha sido represión policial a pedradas. Estas reacciones gubernamentales sin duda son una violación masiva a los derechos humanos de los afectados.

6. Ha existido una bajísima respuesta de la sociedad de la Ciudad de México ante el desastre. La respuesta parece ser mayor ante eventos externos (inundación en tabasco o Temblor en Haití) que ante las tragedias locales. Esto probablemente se debe a que estas colonias se les suela considerar zonas marginales (somos una sociedad clasista) o porque los medios de información masivos le han dado poca importancia a estos hechos, generando una escaza conciencia social. Hasta donde conozco sólo el del GDF y dos estaciones de radio han organizado mesas de acopio para ayudar a los afectados.

7. Este desastre no es más que producto de la nula planeación urbana, de la pésima relación que tenemos con el medio ambiente, de la corrupción gubernamental y de una ciudadanía que no exige al gobierno cumplir con sus responsabilidades, por el contrario, prefiere que este le resuelva todo sin involucrarse, así como de la escasa conciencia social que los mexicanos solemos tener con nuestros compatriotas y nuestro medio natural.

3 comentarios:

  1. Todos los años escuchamos el mismo problema, pero sobre todo el misno discurso barato de nuestrpos gobernantes, que penoso que no hagan nada de verdad por darle una solución, los que están generando propuestas son los mismos ciudadanos hartos del problema http://www.alguienteniaquedecirlo.mx/quienes-somos.php

    ResponderEliminar
  2. "Ciudadanos", evidentemente son una organización partidista.

    http://impresionpolitica.blogspot.com/2011/06/la-campana-pinche-vs-ebrard.html

    ResponderEliminar
  3. Dicen que no existe obra ni poder humano que pueda contener a la naturaleza... Y Recordemos que el lago de chalco siempre ha estado ahi y que esta empezando a reclamar lo que es suyo.... Si el se adapto a nuestra forma de vida, porqe no adaptarnos a la suya =D

    ResponderEliminar