05 marzo 2010

Crónicas del alcoholímetro (7)


Yo: ¡Hola! Me puede amparar y sacarme de aquí.
Coyote: si seguro, en tres horas máximo lo sacamos. Sólo es cuestión de que llegue el actuario y usted puede salir.
Yo: Esta bien. Por cierto, sabe después que voy a tener que hacer para cumplir horas.
Coyote: Nada. Nuestros amparos son garantizados para que ya no tenga que cumplir las horas de arresto.

….

Juez cívico: Sabe usted que es casi imposible ganar un amparo contra el alcoholímetro.
Yo: Lo sé, pero tengo cosas que hacer el día de hoy y me resultaría muy costoso quedarme. Tanto que prefiero pagar un amparo, aun sabiendo que tendré que cumplir horas después.
Juez cívico: allá usted. Ya lo veremos de regreso por aquí. Vaya pensando en traerse una cobija o algo así.



Coyote 3: ¡Hola! ¿Vienes a ratificar un amparo del alcoholímetro?
Yo: Si, sabe dónde tengo que hacerlo.
Coyote 3: Usted no tiene que hacer nada. Nosotros lo hacemos todo por usted, sólo una cuota de $500 por servicios de representación cada que haya que venir por una notificación, tramite, etc.
Yo: No muchas gracias, voy a desistir del amparo. Es muy raro que alguien lo gane.
Coyote 3: ¡No! Nosotros los ganamos todos, usted no cumpliría si contrata nuestros servicios.
Yo: En serio, no voy a seguir con el juicio de amparo. Muchas gracias.
Coyote 3: Bueno, como usted quiera, pero nuestros servicios son garantizados.

SSP gana amparos contra alcoholímetro y sugiere demandar a “coyotes” por abandonar a sus clientes dejando de darle seguimiento al juicio de amparo.

2 comentarios:

  1. Es triste ver que, muchas veces, la corrupción es la que toca a tu puerta y no tú quien la buscas. Si tomaste y fallaste en la prueba, pues haz lo que te toca. Hacer lo que nos toca hacer es la forma de eliminar la corrupción en todos los ámbitos.

    ResponderEliminar
  2. Es triste que te hagan repetir la prueba dos o tres veces para que se acumule el alcohol en la prueba. Ser tratado como un criminal por estas razones de corrupción policial no es nada agradable.

    Eso si, no abogo por los que si están en condiciones que no les permitan manejar.

    El 0.4 del famoso nivel fue determinado en las personas de menor tolerancia.

    Vaya manera de obligar a todos a cumplir una pena de criminal.

    ResponderEliminar