26 mayo 2010

Reciclamiento urbano sin planeación en DF: colonia Pensil y Anáhuac.

(vista de la colonia Pensil y nuevos edificos de departamentos )

Las colonias Pensil y Anáhuac, al norte de Polanco, en los últimos años están pasando por un proceso de transformación urbana acelerada. De sitios de fábricas y bodegas han pasado rápidamente a transformarse en zonas habitacionales, de centros comerciales y de oficinas. Esto ha sido impulsado principalmente por la iniciativa privada. De todos estos, tal vez el proyecto más grande sea el que lleva a cabo Slim, con la llamada Plaza Carso. Esta “plaza” contara con un museo que servirá de “imán” cultural a la zona, oficinas y departamentos.

PROYECTO PLAZA CARSO

(Imágenes vía: http://www.plazacarso.com/)

Esta zona anteriormente industrial ha perdido su funcionalidad para las empresas antes instaladas en estos terrenos, ya sea porque trasladaron sus operaciones a otros lugares donde les resulta más barato tener sus instalaciones, mandaron su producción al extranjero, porque quebraron debido a la apertura comercial o las diversas crisis económicas de las últimas tres décadas en México o simplemente porque ganan mucho al vender sus instalaciones.

SITUACIÓN ACTUAL



El reciclamiento de estos terrenos es bueno en términos de aprovecharse el espacio escaso del Distrito Federal y así evitar el crecimiento desmedido de la Ciudad de México que genera serios problemas de contaminación, mantenimiento, humanos, etc. Además, de que va en línea con las tendencias mundiales de reutilizar los espacios industriales abandonados de las grandes ciudades para renovar la vida económica de las mismas ciudades y así evitar su decadencia.

Sin embargo, se está incrementando muy rápido la densidad poblacional en una zona con escazas vialidades y sin transporte público suficiente. Llevar a cabo proyectos de esta naturaleza requiere de planeación conjunta con las autoridades, pues se requiere también de infraestructura para poder hacer de estos proyectos un éxito. En este caso, transporte público y vialidades.

Debido a la falta de transporte público masivo en la zona, el automóvil particular es la única opción, lo que ante el incremento poblacional traerá severos problemas de tráfico y contaminación, con la consecuente disminución de la calidad de vida (perdida de horas hombre y enfermedades).

Dado esto, es de esperarse que el proyecto de reciclamiento urbano no sea exitoso como ha sucedido en otras partes del mundo (Ej. Londres) , y sólo sea benéfico en el corto plazo para los desarrolladores y no para la ciudad en su conjunto. Inclusive, es de esperar que los costos externos a este proyecto (externalidades negativas) como tráfico, transporte público, redes de agua, luz, etc, tengan que ser solucionados en el mediano plazo con cargo al erario público, algo que se puede evitar con una adecuada planeación previa y no dejando estos “mega-proyectos” a las libres fuerzas del mercado o de un puñado de desarrolladores.

Si hubiese planeación en conjunto, el gobierno hubiera exigido a los desarrolladores primero ayudar a crear vialidades y sistemas de transporte eficientes para la zona, y después desarrollar. Aunque hubiese implicado el gasto de dinero público, pero siempre es menos costoso prevenir que remediar. Con planeación, todos pueden ganar, sin ella, sólo unos cuantos.

3 comentarios:

  1. Si de por sí ahorita que está en construcción ya es un lío pasar por las pequeñas calles que rodean el dichoso complejo, no quiero saber como estarán cuando esté funcionando en su totalidad! Ya me leerás echando pestes por algún medio!
    Saluditos! :)

    ResponderEliminar
  2. Seguramente tú y otros miles de personas se te uniran.

    ResponderEliminar
  3. Y deja de eso, los problemas con los servicios: agua, energía eléctrica, drenaje, etc., cosa que ya se está viendo en la delegación Benito Juárez, en la cual los conjuntos habitacionales crecen como hongos.

    amv

    ResponderEliminar