19 mayo 2010

Sobre la discriminación de las trabajadoras domesticas.


“Uno de los grupos sociales más marginados y maltratados de México es el de las trabajadoras domésticas. El 26 de marzo pasado el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred) publicó un documento sobre el tema. Aunque hay patronas y patrones que tratan con respeto a sus trabajadoras, los abusos encontrados por el Conapred son impresionantes. Se estiman en un millón y medio las empleadas a las que se niegan servicios de salud, mientras que 80% carece de prestaciones laborales. Las condiciones en que viven están sujetas a la voluntad de quien las emplea, pero las colaboradoras domésticas son frecuentemente el punto más débil de la estructura familiar, son, con frecuencia, las depositarias de los abusos y las frustraciones.

La situación de estas trabajadoras es una prisión construida con rejas culturales, institucionales y jurídicas. La parte más reforzada es la de los valores que subsisten en la sociedad. Es en el ámbito de lo privado donde brillan con mayor esplendor el machismo, el clasismo y el racismo de nuestra cultura. Las "sirvientas", las "gatas" o las "chachas" son algunos de los términos con los cuales se pregonan las diferencias de raza y clase. Sobre todo cuando son indígenas.”


Si somos incapaces erradicar la discriminación en nuestra propia cada, difícilmente seremos capaces de defender los derechos de nuestros compatriotas en el extranjero. A veces pienso que somos candil de la calle, oscuridad de nuestra casa.

1 comentario:

  1. Curioso, porque por lo general las muchachas, así yo les llamo o la señora que ayuda,te brindan una parte muy humana y satisfactoria en tu vida, llegas a tu casa y está limpia y ordenada, eso te da paz. En caso de que también cocinen pues imagínate nada más reconfortante que un arroz con chícharos y zanahorias bien hecho. Si te ayudan con los niños pues te están ayudando a formar una persona.

    No había pensado lo del seguro social y otras prestaciones como aguinaldo creo que eso debería ser básico.

    Un abrazo

    ResponderEliminar