10 agosto 2010

Santa Fe, Supervía Poniente, transporte público y la falacia del RTP.

El más grande problema de Santa Fe es que se construyó donde no debía de haberse hecho, debido a su pésima localización y falta de conexión con las redes importantes de transporte público. Sin duda quienes promovieron estos desarrollos poco les importó este factor de primordial.

Véase la primera imagen de Google Earth. La localización de Santa Fe, en las afueras del DF y en las laderas de las montañas es un lugar poco apto para llevar a miles de gente a vivir y trabajar. La infraestructura necesaria para ello es muy costosa; además de que tiene serios problemas de movilidad al haber pocas opciones de transporte público para ello. De esta manera la opción más fácil y cómoda de llegar es el automóvil particular.


Igualmente, Santa Fe se encuentra alejado de la columna vertebral del sistema de transporte público de la Ciudad de México, que es el metro. La mayor parte de las rutas de transporte público que comunican Santa Fe y alrededores desembocan en la CETRAM Observatorio, CETRAM Tacubaya y metro Auditorio. Si se observa la segunda ilustración, es posible apreciar que la afluencia de pasajeros es muy importante en estos puntos, señalados como receptores del flujo que se trasladan por Reforma, Constituyentes y Viejo Camino a Santa Fe, rutas principales para acceder a Santa Fe (punto de mayor personal ocupado en el poniente). Cabe destacar, que el transporte público por estas vías no es muy eficiente en tiempo, ya que compite con el vehículo particular por la superficie de rodamiento (calles).

Fuente: Elaborado con información de CTS (mimeo)

Ahora bien, se argumenta que con el paso de una ruta de Ruta de Transporte Público (RTP) por la Supervía se dará servicio a una gran parte de la población. Sin embargo, esta afirmación resulta poco sustentada. La ruta de RTP bajaría por Luis Cabrera, llegando a un punto con poca conexión con el resto del sistema de transporte público de la ciudad. Sólo véase a dónde desemboca en ambas ilustraciones. Dada esta situación, es poco probable que esta ruta nueva de RTP vaya a tener gran flujo de pasajeros.

También cabe preguntarse sobre del diseño y localización de los paraderos. La pagina del servicio RTP indica que habría dos rutas una de Muyuguarda a Santa Fe y otra de Luis Cabreara a Santa Fe. Me preguntó (y no me puedo contestar), dónde estarían los paraderos, pues la llamada “autopista urbana” consistirá en segundo nivel elevado y vía rápida confinada por puentes y túneles.

Ahora bien, se podrían resolver los problemas de diseño y extender la ruta hacia puntos importantes como metro CU, metro Copilco, San Ángel o Perisur. Sin embargo, tiene que pasar por dos puntos altamente conflictivos y que suelen tener congestionamiento vial: San Jerónimo y el entronque Insurgentes-Periférico. Debido a ello, esta ruta de RTP resultaría poco conveniente para cualquiera: alejada de puntos intermodales importantes de transporte público y enfrentándose a puntos viales conflictivos (sin agregar el diseño).

Entonces, aunque una ruta de RTP corriendo por la supervía poniente incrementa la oferta de transporte público, esta resulta insuficiente e impráctica para los usuarios, sino es que inútil sin un buen diseño de paraderos. Esto debido a que no toma encuentra los flujos de viajes que se generan naturalmente hacia Santa Fe (…y que los pasajeros no pueden bajar flotando de un segundo piso vial ni bajarse en medio de un túnel…)

La supervía poniente está pensada en el automóvil particular, no en el transporte público. Si llevara una ruta de metrobús dirigida alguna estación de metro, eso sí sería promover transporte público…pero no lo es.

Ya que esta infraestructura se queda corta con respecto al transporte público, cabría peguntarse a dónde conecta. La respuesta no es muy complicada si se observa los puntos de origen y destino (véase las imágenes). Se trata de conectar Santa Fe con el Pedregal de San Ángel y zonas aledañas, debido a que son zonas de habitantes de altos ingresos. Esto ayudaría a revalorizar los proyectos inmobiliarios subutilizados de Santa Fe, al conectar esta zona con uno de los mercados más importantes del sur de la Ciudad de México y uno con el poder adquisitivo suficiente para pagar la vía de cuota.

Cabe recordar, que el automóvil particular moviliza al 29.1% de la población de la Ciudad de México y el transporte público al 68.5%. Lo cual hace de este medio de transporte uno segregante y privilegiado.

Si se construye una infraestructura que conecta dos zonas de altos ingresos, que privilegia al automóvil particular y crea rutas de transporte público que no parecen ser funcionales, definitivamente no se trata de una obra que sea incluyente. (…y ni hablar de respeto a los derechos humanos que garantiza el GDF…)

Si se desea incrementar la movilidad hacia Santa Fe, la supervía poniente hará poco por ello (..bueno, no para los que viven en el Pedregal..) lo que se debería de hacer es ordenar el transporte público en las principales rutas de acceso a Santa Fe, como primera medida, y después generar transporte público de calidad a en la zona, como las 4 rutas de metrobús propuestas por el GDF y la siempre pensada, nunca planeada, extensión del metro de Observatorio a Santa Fe …y el escasamente evaluado teleférico.

Finalmente, se puede argumentar que el GDF no tiene ingresos para hacer estos proyectos, pero si hace una justificación de su utilidad pública y benéficos sociales y ambientales de mediano y largo plazo, es posible conseguir financiamiento. Pero esto implica un trabajo intelectual muy grande y algo no tan cómodo como otorgarle una concesión a una empresa de manera poco clara y para negocios particulares que le hará todo el trabajo intelectual que el GDF no desea hacer.

7 comentarios:

  1. uuuutss... se nota que no has leído lo suficiente, supongo que te pagan por hacer esto, ojalá no te estén pagando mucho porque estarían tirando el dinero a la basura.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, ahora todos a comprarnos bicis a montones!! Lo siento chico, pero con esto que escribes sólo demuestras qué clase de resentido social eres...se nota que te arde no tener coche...

    ResponderEliminar
  3. Desconozco cual es la razón para ofender a un persona por trasmitir conocimiento bueno o malo. Consdiero esta acción más noble que ofender de manera anonima.

    En mi humilde apreciación el analisis muestra lo que en otras ciudades va o esta pasando y que aún ni siquiera se vislumbra

    ResponderEliminar
  4. El automóvil es el modo de transporte más egoísta y el menos sostenible no sólo en términos del ambiente y demás, sino en cuestiones de movilidad, lógica, eficiencia y urbanismo. De ninguna forma se trata de eliminarlo, que sería igual de ilógico, pero del uso al abuso hay una diferencia enorme. Lástima por todos aquellos que se cierran a ver en su coche el fin (cuando en realidad son el principio) de sus problemas; gente que necesita aumentar 900kg de peso y 9m2 para poderse mover. Santa Fe fue un error, pero existe; está allí. Quien piensa que la "supervía" va a solucionar el problema de fondo está equivocado. Ya se estarán dando de topes en un año. Garantizado. En el artículo hay varios enlaces a artículos del pasado que refieren una realidad alterna mucho más interesante, en la que se nutre de transporte público (una conexión más eficaz) a Santa Fe. Léanlos. Conozco la realidad de estudiante y de oficinista (i.e. TODOS los que se atoran para subir y bajar de SF) y créanme... el aire acondicionado y el radio que nos separan del transporte público no lo valen. Me pregunto ¿a dónde se fueron los proyectos de Metrobús para SF? ¿Será realmente que el oficinista "santafino" (¿santafense?) necesita legitimizarse mediante dos horas de atorarse en "su propio coche"? ¿Qué no tenemos mejores cosas que hacer de nuestro día?

    ResponderEliminar
  5. Por eso, todos en bici! asi seremos más felices! jajajajajajajajajajajajaja

    ResponderEliminar
  6. Es septiembre 2014, ya esta la supervia.

    Pero del transporte público ni sus luces.

    ResponderEliminar