15 septiembre 2010

¿Tenemos algo que celebrar?

Llega la celebración oficial del bicentenario de la independencia de México y francamente no estoy entusiasmado. Me parece que ante todas las carencias y problemas por los que pasa el país, realizar unas fastuosas celebraciones resulta hasta “grosero”. Millones de pesos en seguridad, publicidad, diversiones, etcétera que pocos disfrutaran. Yo preferiría una celebración sobria y haber usado ese dinero en cosas más trascendentes y prioritarias que una celebración en épocas malas…pero así dejamos que nos gobiernen…

1 comentario: