31 octubre 2010

Supervía: El juego del desalojo.

El día de ayer en la noche se anunció un posible desalojo de la colonia La Malinche para poder construir la Supervía Poniente. Después de mucho movimiento en la zona y resportes al respecto no se llevo acabo.

Todo termino es un la instalación de vallas [de uso rudo] sobre Luis Cabrera con una pala mecánica dentro y algunas herramientas, vigilado por seis camiones de granaderos y diversas patrullas (algunas fotos aquí y aqui). Una situación que podría considerarse exagerada, pues se alega que esto es para un estudio de mecánica de suelos

Sin embargo, hay indicios de que en realidad si habría un desalojo. Por una parte el diario Milenio publicaba la noticia del desalojo en La Malinche, por otra parte el Subsecretario de Políticas Públicas del GDF, Alberto Esteva anunció en su twitter que el gobierno de Marcelo Ebrard desplegaba un operativo para tomar posesión  de los 51 predios de la Malinche. [Dejo imagen de su twitter por si llega a borrar las declaraciones]. 



La pregunta sería, entonces porqué no llevaron acabo el desalojo. La respuesta probablemente se deba a la  presencia de vecinos, a los visitadores de Derechos Humanos, de medios de comunicación y a los activistas en el lugar y los que se hicieron presentes en las redes sociales. 

Sobre todo este asunto puedo intuir lo siguiente. Si se tratase de un desalojo,entonces la maniobra del gobierno de Marcelo Ebrard era a la vieja usanza del PRI. Hacerlo en un día feriado, cuando las opinión pública esta de vacaciones y probablemente los vecinos de lugar también, para que la resistencia sea mínima el impacto mediático sea el menor posible. No obstante, al encontrar una resistencia no esperada y mucho medios de comunicación desistieron, para evitar un fuerte daño a la imagen de Marcelo Ebrard que ha entrado en una carrera al presidencia de México. Esta es la respuesta más probable.

Ahora bien, si no se trataba de un desalojo y sólo era para estudios de mecánica de suelos, no tiene sentido usar tal fuerza policial, pues no se trata de una zona de guerra. [en dado caso, han sido los granaderos quienes han golpeado a los vecinos y no viceversa]. Además, tampoco tiene sentido que sea un estudio de mecánica de suelos, puesto que éste debió de haberse hecho desde antes de ser propuesta la Supervía Poniente como infraestructura, para saber si era o no viable. Si esto es cierto, no indica más que la incompetencia de las autoridades para autorizar un proyecto sin estudios previos [como las faltas observaciones de la MIA] o su complicidad/corrupción con los concesionarios para llevar acabo un proyecto sin la información necesaria para conocer si es viable o no. 

Existe también la tercera posibilidad, de que poco a poco el GDF este creando puestos de avanzada para después desalojar. Cómo en un juego de ajedrez, se colocan las piezas en posición y después se ataca. 

En dado caso, independientemente de cuál interpretación es la correcta, las tres sugieren que el gobierno de Marcelo Ebrard esta dispuesto a llevar acabo esta obra de manera autoritaria para el beneficio de las empresas que recibieron la concesión y obviamente para los intereses inmobiliarios de Santa Fe. ¿Este es un gobierno de izquierda democrática? 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario