17 enero 2013

La colonia Roma y los parquímetros


El temblor de 1985 afectó enormemente a la colonia Roma, por lo cual se despobló y cayó en cierta decadencia. Pero su magnífica ubicación en la ciudad y los precios inmobiliarios deprimidos por su decadencia, la volvieron muy atractiva para distintos negocios, desarrollos, actividades y, principalmente, para una nueva generación que no sufrió el desastre del temblor ni padeció su fantasma.

Esto le ha dado una nueva dinámica social y económica que ha resultado en hacerla un destino de viajes importante en la ciudad. Lo cual no ha venido exento de problemas. Dado que existe un espacio limitado de vía pública, la nueva dinámica y atracción de viajes se ha transformado en un problema de estacionamiento de automotores en la vía pública.

Este problema es ya conocido: tráfico, contaminación, ruido, tiempos largos de búsqueda, estacionamiento en banqueta, etcétera. A la par de la aparición de un mercado negro, donde los llamados “franeleros” aprovechan la alta demanda de lugares para obtener ganancias. Mercado en el que también los valet parking se encuentran envueltos en mayor o menor medida. El resultado es un daño social, que no sólo afecta a sus habitantes, también se vuelve una barrera para la recuperación y consolidación de la colonia.

Ante este problema, lo que se requiere es un mejor uso del espacio escaso de estacionamiento, lo cual se puede realizar mediante la instalación de parquímetros. Se establece un instrumento económico que desincentiva ocupaciones de larga estancia, los viajes innecesarios en automóvil y favorece de los viajes de corta estancia, en beneficio de los negocios. Lo cual además de eliminar el mercado negro, genera recursos para la misma colonia. Esta solución es la que se impulsa actualmente con el programa concesionado ecoParq y que se votara en consulta pública el próximo 20 de enero.

Los resultados preliminares de la implementación en Polanco de ecoParq son positivos. Antes de los parquímetros, la ocupación promedio era de un 93% de los lugares de estacionamiento y se requería 13 minutos de búsqueda para encontrar lugar. Con su implementación pasó la ocupación a 53% y el tiempo disminuyó a 3 minutos promedio.

Es importante señalar que la propuesta de ecoParq contiene un mecanismo de reinversión en espacio público (30% de lo recaudado), que no sólo legítima el sistema ante los vecinos, también consolida la recuperación de la colonia al mejorar la infraestructura existente, incrementando el valor de la misma. Algo que ya se ha visto en otras partes. Por ejemplo, se menciona que los parquímetros incrementaron entre 3% y 4% la plusvalía inmobiliaria en Polanco.

Ahora bien, este mecanismo económico genera los incentivos tanto para autoridades, empresas y vecinos impulsen el cumplimiento de la ley, pues todos ganan de alguna forma con ello. No así con el mercado negro, que por el contrario, incentiva al incumplimiento de la ley y a la corrupción.

Habrá que aclarar que los parquímetros son sólo convenientes en donde haya una buena oferta de transporte público, para absorber la demanda de viajes desplazada, y la colonia Roma cuenta con él: dos líneas de metrobús, dos de metro, un corredor cero emisiones, a lo que hay que añadir el sistema de bicicleta pública (ecobici) recientemente inaugurado.

A lo anterior, el sistema puede generar otros beneficios. A) Medio ambientales, pues impulsa menos emisiones y ruido por menor uso del auto. B) Equidad, en el sentido de que son los visitantes en automóvil los mejorar el espacio público de los residentes. C) Económicos, al facilitar el estacionamiento, crear empleos formales e incrementar la productividad (con tiempo ganado). Entre otros beneficios.

Es así que la aprobación de la instalación de parquímetros en la colonia Roma tendría grandes beneficios, los cuales sólo se realizaran bajo tres fundamentos: a) participación ciudadana en administración; b) un reparto equitativo de recursos entre el concesionario y el gobierno; C) Evaluaciones continuas y trasparencia de recursos. De otra forma, los beneficios serán sólo parciales o en el peor de los casos resultara en un fracaso.