23 abril 2016

El diseño de los estacionamientos y la muerte de la vida pública

EDIFICIO DE DEPARTAMENTOS SIN FRENTES ACTIVOS[i]

En los últimos años hemos visto el incremento de edificios de departamentos en diversas colonias céntricas del DF, como la Colonia del Valle o la Portales. Esto debería de traducirse en mayores densidades poblacionales, que a su vez generaría menor uso del automóvil y mayor vida en las calles, entre otras externalidades positivas.[ii] Sin embargo, esto no pareciera ser así. Incluso, hay una percepción de que densificar acarrea problemas a los vecindarios, como más tráfico. Por ejemplo, una encuesta realizada en 2014,[iii] en su apartado para las delegaciones “centrales” Benito Juárez, Cuauhtémoc y Miguel Hidalgo, señalaba que la población asociaba la densificación con saturación de las vialidades -tráfico- (cuarto efecto negativo más mencionado después de delincuencia, escases de agua y deterioro de los servicios).

El fenómeno se debe en parte a las exigencias de los requisitos mínimos de estacionamiento para edificaciones nuevas[iv] (dicho sea de paso, carecen de sustento para existir). Por un lado, esta provisión de estacionamiento, en principio, impulsa a ocupar el espacio con un automóvil y a utilizarlo en lugar de caminar para recorrer el vecindario (o usar la bici o el transporte público), pues no hay mayor incentivo a usarlo que tener un vehículo.

Por otro lado, bien puede ser que lo usen muy poco y, a pesar de ello, esta provisión de estacionamientos tiene un fuerte impacto sobre la vida en la calle debido al diseño de los mismos. Esto último se debe a que las Normas de Ordenación General (norma 7), de la Ley de Desarrollo Urbano del DF, permiten que se construyan estacionamientos medio nivel por debajo del nivel de calle (un nivel de 1.80 mts, medio nivel por debajo de calle y medio por encima de calle). El propósito de esta norma no es clara y pareciera que tiene la función de abaratar los costos del cumplimiento de los requisitos legales mínimos de estacionamiento, en otras palabras, facilitar las ganancias de los desarrolladores. Resulta más caro construir todos los estacionamientos por debajo de nivel de calle, que si sólo se cava la mitad del espacio requerido para estacionamiento. De esta manera se crea un ahorro de medio piso de construcción y su equipamiento correspondiente. El cual no es tomado en cuenta como parte de los derechos de construcción de niveles autorizados. En otras palabras, si un terreno tiene autorizados 6 pisos, sobre el nivel de calle, con esta regla puede construir en realidad 7 pisos, pero uno medio nivel por debajo de calle.

Así, dicha norma tiene tres efectos negativos directos en la interrelación entre el espacio construido y el público, que explican el porqué no se genera una vida en la calle atractiva.

A)     Genera frentes de edificios dedicados al automóvil y con poca o nula accesibilidad. El efecto de que se permita la construcción de estacionamiento medio nivel por debajo es que también se coloca estacionamientos medio nivel sobre la banqueta y para acceder a estos niveles se suelen construir dos rampas de entrada: una que sube y otra que baja. Dejando por lo general una pequeña puerta de acceso al edificio, que es en realidad una escalera inaccesible. El frente del edifico termina ocupado principalmente por rampas y una puerta de acceso.

EDIFICIO DE DEPARTAMENTOS EN LA COLONIA DEL VALLE CON DOS RAMPAS Y UNA PEQUEÑA PUERTA SIN ACCESIBILIDAD UNIVERSAL[v]


B)  Traslada parte del costo de resguardo de los vehículos privados a la sociedad. Esto es, se transforman banquetas en grandes extensiones de las rampas con el efecto de hacerlas en el mejor de los casos incomodas para caminar, en la mayor parte de los casos vuelven inaccesibles el espacio público. De igual forma, debido a que solo se suele construir una rampa de un solo sentido y de tamaño justo para la circulación de los autos, muchas de las maniobras para la entrada de vehículos se realizan en la calle y pueden involucrar a más de un auto para ello. Esto se traduce en mayor tráfico, pues al realizar las maniobras se bloquea el flujo de otros vehículos en las vialidades.

EDIFICIO DE DEPARTAMENTOS QUE DEFORMÓ LA ACERA PARA HACER UNA RAMPA Y ESTACIONAR AUTOS[vi]



C)      Genera muros ciegos. En muchos edificios nuevos, al estar a medio nivel sobre la calle la entrada peatonal, los lados no destinados a la entrada se convierten en largos muros (muros ciegos) y se anula la posibilidad de que alberguen espacios dedicados a usos mixtos y que generen actividad en la calle, lo que se conoce como frentes activos. Por el contrario, justo estos muros ciegos, junto con los frentes dedicados al estacionamiento, genera la sensación de calles sin vida, sin interrelación con sus habitantes. Lo cual ahuyenta más a las personas e incrementa la percepción de inseguridad. Incluso, llama la atención el desperdicio de esquinas para colocar usos mixtos, pues estos lugares al ser lugares de encuentro son los más valiosos comercios.


EDIFICIO DE DEPARTAMENTOS QUE GENERA MUROS CIEGOS EN AMBAS ESQUINAS[vii]


Debido a estas razones, el incremento de edificios y de densidades, no se traduce en mayor vida en el espacio público, ni en incremento de la actividad económica local o de las interrelaciones sociales. No obstante, sí en más tráfico, que tiene el efecto negativo de ahuyentar a las personas de la calle que refuerza la problemática. 

Como un ejemplo simple, basta comparar la Colonia Condesa con una enorme cantidad de edificios con frentes activos, sin estacionamiento y enorme vida en la calle a toda hora versus la Colonia del Valle, donde han florecido edificios de departamentos, con gran cantidad de calles sin una sola miscelánea u otro tipo de negocios y con muy pocas personas caminando, menos aún en la noche. Incluso ha habido un incremento del 32 mil habitantes[viii] en los últimos 5 años en la delegación Benito Juárez, a una velocidad del 1.6% anual. Esto tal vez sea lo que explique el boom de centros comerciales en la misma delegación, pues carece de espacios que faciliten el consumo local ante el incremento de la población, a diferencia de la Colonia Condesa.

Entonces, para que los beneficios sociales de mayor densidad poblacional se presenten, no basta con eliminar los requisitos mínimos de estacionamiento, habría además de acompañarse de modificaciones en las “Normas de Ordenación General” que eviten diseños de edificios enfocados al auto y que generan la muerte de la vida en el espacio público.



[i] Foto: Salvador Medina
[ii] Para una explicación de las externalidades positivas y negativas de la densificación, Fundación Idea & SIMO. (2015). México compacto. Las condiciones para la densificación urbana inteligente de México. México: Senado de la República.
[iii] Fundación Idea & SIMO, 2015.
[iv] Los requisitos mínimos e encuentran dentro de las “normas técnicas complementarias para el proyecto arquitectónico” del Reglamento de Construcciones, así como SEMOVI y cada Delegación tiene la potestad de exigir más cajones de estacionamiento como compensación (sic).
[viii] De 385,439 habitantes en 2010 a 417,416 habitantes en 2015. Fuente: INEGI, Encuesta poblacional 2010 e Intercensal 2015.

Publicado originalmente en La Brújula de Nexos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario