29 octubre 2016

Hoteles en China. La entrada a la globalización


Una parte poco conocida de la historia del cambio (1978-1990) que llevó a China a integrarse como parte de fundamental de la economía global son las edificaciones que permitieron que sucediera. Estos edificios fueron los hoteles, edificios diseñados para negociar y permitir la inversión extranjera entrar.

Accomodating Reform: International Hoteles and Architecture in China 1978-1990, exposición en el Ullen Center for Contemporary Art (Pekín, China), nos lleva través de esta historia reciente, pero poco analizada. La historia de 7 hoteles clave: White Swan Hotel, Fragrant Hills Hotel, Jingling Hotel, Great Wall Hotel, Bejing Hotel (ala oeste), Jiangou Hotel y Shanghai Centre.

Fue en estos que comenzó el intercambio de conocimientos y del capital de forma compartida bajo los joint ventures. Estos hoteles se realizaban con inversión conjunta entre el gobierno de China y empresas extranjeras, pero con fecha de caducidad para los últimos. Una vez recuperada la inversión el edificio pasaría a manos del gobierno. La mayoría fueron diseñados por extranjeros tratando de recrear los grandes hoteles de EUA e incorporando lo último de la tecnología. Un ejemplo fue el Shanghai Center (John Portman & Associetes, 1985-90), inspirado por el Hyatt Regency (1967) y el Westin Peachtree Plaza (1975) -el hotel más alto del mundo en ese momento-. Edificios de usos mixtos que impresionaron a la delegación China que acompañaba a Deng Xiaoping en su visita oficial a EUA en 1979. El diseño del Shanghai Center preparaba las bases del intercambio, incluyendo no sólo un hotel, sino oficinas, centros de exhibiciones, una plaza comercial. Una muestra de lo que estaría por venir no sólo en China, sino en todo el mundo.

Fue en hoteles como el Beijing Hotel, ala oeste (Zhang Bo; Beijing Institute of Architectural Design, 1972-74), en donde se hospedo Nixon en 1972, Andy Warhol y muchos inversionistas que pretendían entrar al país asiático y comenzar así su integración con el capitalismo global. He ahí el caso de Pierre Cardin que utilizó el hotel para organizar el primer desfile de moda en la China socialista en 1979. 

La construcción de estos hoteles era tan importante y novedosa, por su diseño desconocido hasta el momento en China, que los funcionarios locales procuraban tomarse fotos cortando el listón para inicio de obras o para su inauguración. 

Esta exhibición curada por Cole Roskma, profesor de historia de la arquitectura en la Universidad de Hong Kong, nos recuerda que el capitalismo crea sus propios espacios de reproducción de acuerdo a sus necesidades contextuales. Siendo los hoteles en China el espacio que facilitó su integración al capitalismo global, para bien o para mal; los puertos de  la globalización.

Accomodating Reform: International Hoteles and Architecture in China 1978-1990,
Ullen Center for Contemporary Art, 
798 Art District, Pekín, China
19 de agosto al 23 de octubre de 2016

Originalmente publicado en Arquine.  

No hay comentarios.:

Publicar un comentario